CASO “VERTIDOS DE ESCOMBROS” EN EL PARAJE DE LAS MELENDRERAS (Cubillos)

HA QUEDADO YA VISTO PARA SENTENCIA EL LITIGIO, TRAS UNA DECISIVA SEGUNDA JORNADA EN LA QUE SE SUCEDIERON VARIAS TESTIFICALES.

En el Juzgado de lo Penal nº 1 de Ponferrada sigue desarrollándose el juicio contra Jose Luis Ramón, ex alcalde de Cubillos de Sil durante cuatro legislaturas y ex Presidente del Consejo Comarcal del Bierzo.

Varios testigos han ratificado este pasado jueves la evidencia de que se sacaron cientos de camiones de zahorras de la III Fase del Polígono de El Bayo, que dependía de la empresa pública GESTURCAL (ADE Parques).

Según lo declarado hoy, las extracciones nunca contaron con los permisos de la Junta de Castilla y León –propietaria del terreno– ni con los permisos de Minas ni con los preceptivos a nivel urbanístico, al afectar a suelo industrial.

Varios vecinos pertenecientes a la Asociación La Meda –que hicieron las labores de vigilancia y control de esas extracciones– han declarado que vieron como parte de ese material no fue a las obras públicas municipales, sino que se empleó en infinidad de obras ajenas al Ayuntamiento: muchas veces los camiones tomaban direcciones distintas al pueblo –posiblemente destinado a obras en Endesa–, hacia la MSP, en dirección al Canal Alto del Bierzo o para usos diversos en la Planta de CO2, en la CIUDEN o en el polígono de Cabañas, entre otras.

Según la acusación no resulta nada creíble lo manifestado por el imputado, que afirma que “solo fueron 20 camiones de zahorra los que se sacaron de los terrenos del Polígono del Bayo y que el material extraído sólo se empleó en dos obras públicas”.

El dinero pagado por esas extracciones o áridos no se sabe dónde ha ido, siendo muy llamativo este “regalo” de áridos a numerosas empresas y sin control alguno.

Los concejales denuncian que “El Bayo” se lo cedió a la Junta Vecinal de Cubillos del Sil y a la Junta de Castilla y León, por lo tanto el alcalde no tenía ninguna potestad para sustraer a su antojo material alguno de un terreno que «no era municipal”.

Conforme ha apostillado la acusación, “ha quedado acreditado en el juicio que los áridos se extrajeron de parcelas clasificadas como “industriales” del Polígono y sin los permisos legales”.

Además, el Ministerio Fiscal ha acreditado que “las referidas obras –en cuanto que el entonces alcalde asegura que disponían de proyecto– no incorporaban en absoluto ninguna previsión de extracción ni aporte de este tipo de zahorras».

En el polígono de El Bayo han quedado de este modo enormes socavones (que se produjeron a raíz de la extracción de estas zahorras), siendo falso lo alegado por la defensa: que posteriormente se restauró el terreno con tierra vegetal.

Tal y como puede comprobarse en la propia fase III del Polígono, en los socavones producto de la extracción se depositaron escombros de hormigón, neumáticos, raíces, escombros de asfalto y otros distintos residuos que nada tiene que ver con la tierra vegetal.

El juicio ha continuado el viernes con el testimonio de peritos (en semejante tenor de concreción) y la fase de conclusiones, resultando destacada la plasmación de la reacción del encausado respecto al Letrado de la ACUSACIÓN POPULAR, Víctor Álvarez Bayón: el imputado, D. José Luis Ramón, se ha negado a contestar a las preguntas del susodicho abogado interviniente y únicamente ha contestado al Fiscal y a su defensa (sic).

Tomás Ramos, Concejal de Ciudadanos (Cubillos del Sil)

CONTINUACIÓN:

El Ministerio Fiscal ha reiterado su petición de pena –de ocho años y seis meses de inhabilitación para cargo público– para el ex Presidente del Consejo Comarcal, José Luis Ramón (regidor durante cuatro legislaturas de Cubillos de Sil), por un delito de prevaricación.

Por su parte, la acusación popular –ejercida por la ex concejala Montserrat Corral y el actual concejal de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Cubillos del Sil, Tomás Ramos– también ha incidido en propuesta inicial: de seis años de prisión e inhabilitación por espacio de diez años, por un delito de prevaricación urbanística continuada en concurso medial con falsedad continuada en documento oficial (por autoridad).

Durante el juicio se ha resaltado, por parte de uno de los constructores que extrajo ilegalmente material del Polígono, el reconocimiento de que el alcalde –supuestamente– era totalmente conocedor de las labores incontroladas en la fase III de “El Bayo”. El ahora aludido matizó que dichos áridos “eran regalados” y que incluso el mismo político referido “pudo participar de los beneficios”. El abogado de José Luis Ramón Corral ha anunciado, en respuesta a esta aseveración, una querella contra dicho constructor.

Según los concejales acusadores, “el entonces Alcalde está en su derecho de querellarse pero carece de fundamento intentar ahora amedrentar al testigo, cuando la mayor parte de lo declarado por él está comprobado por la Guardia Civil y encaja con los indicios que obran en autos”. En cualquier caso, estos Concejales “agradecen la valentía del testigo que ha reconocido que varias empresas constructoras sacaron áridos de El Bayo, con el supuesto aval y el pleno conocimiento del entonces alcalde, y que los pudieron llevar a obras como las de Endesa u otras a efectuar en la MSP, en el Canal Alto del Bierzo, en la Planta de CO2, en la CIUDEN o en el polígono de Cabañas“.

Ello ha sido ratificado a lo largo del juicio por numerosos testigos, que vieron cómo supuestamente empresas como FABESCA y EXCARBI sacaron cientos de camiones de zahorras de la III Fase del Polígono de El Bayo (que no iban a obras municipales sino a otros lugares).

Dicha extracción ilegal, indiciariamente, “superó los tres metros de profundidad, afectó al nivel freático y necesitaba licencia ambiental y de Minas” (lo que se evitó con dichos permisos denunciados).

Los concejales denuncian que –con los permisos “supuestamente prevaricantes”– se avaló una extracción ilegal e ilegalizable, perjudicando gravemente los intereses de Cubillos (pues las tierras del Polígono fueron cedidas por la Junta Vecinal a la entonces GESTURCAL). Por lo tanto, “el alcalde no tenía ninguna potestad para regalar áridos o sustraer a su antojo material alguno de un terreno que no era municipal”.

Como resultado de la extracción, hay tres grandes parcelas que “se han depreciado tanto que incluso regaladas no habrá nadie que las adquiera. La profundidad de la extracción –junto con el vertido de todo tipo de residuos– hace que la cimentación sea muy difícil y cara de realizar, a la hora de construir una nave industrial. Además, en su caso el interesado tendría que hacerse cargo del elevado coste de la retirada y tratamiento de los residuos vertidos durante la extracción”.

Los concejales también denuncian que “se ha afectado gravemente a futuros viales del Polígono, los cuales han sufrido una extracción brutal de material (que era un firme necesario para la compactación de las futuras calles). Y asimismo hay que desalojar los escombros, vertidos y demás porquerías perjudiciales para la construcción y garantías en la ejecución del vial”.

En opinión de Tomás Ramos, en relación al polígono de El Bayo, “en el juicio quedó claro que los terrenos en que se practicaron las extracciones nunca han sido restaurados y por eso han quedado enormes socavones”. Tal y como puede comprobarse en la propia fase III, “en los socavones –producto de la extracción– se depositaron escombros de hormigón, neumáticos, raíces, escombros de asfalto y otros distintos residuos que nada tiene que ver con la tierra vegetal”.

Por último, se ha señalado que todo era un fraude pues los trabajos en cuestión se llevaron a cabo “bajo ese subterfugio” en parcelas «no municipales”, sino propiedad de un tercero: ADE, agencia que además “había mostrado por escrito su negativa a la autorización».

En este contexto, estos concejales han reclamado de nuevo la inmediata dimisión de José Luis Ramón, en todas las funciones y atribuciones en su desempeño que le corresponden como Presidente de Asodebi (Asociación para el Desarrollo de la Comarca Berciana).