La Deportiva mereció ganar

Sin embargo, solo logró un simple empate por no ser capaz de aguantar con solvencia durante los últimos compases del encuentro. E incluso pudo perder.

El choque comenzó en un régimen de apreciable igualdad y equilibrio, tras lo cual el conjunto foráneo se iría imponiendo paulatinamente a sus contrincantes.

En el minuto 5 se anuló un tanto a los locales cuyo protagonista fue Álvaro Jiménez, debido a un evidente fuera de juego previo.

Llegados al minuto 18, en pleno dominio de los blanquiazules (hoy verdinegros) se alteraría el marcador. Un centro en profundidad hacia el hueco fue aprovechado por el delantero guipuzcoano Kaxe. Este dribló al cancerbero adversario y en esta acción fue trabado. El colegiado decretó el máximo castigo, después de la preceptiva consulta al VAR. Desde el punto fatídico se encargó de transformar positivamente el “pichichi” Yuri que, a media altura, ejecutó a la perfección e introdujo el cuero en el fondo de las mallas.

Superado esta contingencia los ponferradinos prosiguieron en la senda preestablecida y sus avances transmitían una cierta sensación de peligro.

En el minuto 31 un chute del lateral izquierdo sevillano Ríos Reina fue atajado con apuros por el portero de los blancos, Tomeu Nadal.

Transcurriendo el minuto 39, en sentido inverso, René Román realizó un paradón para neutralizar un trallazo enviado por Eddy Silvestre.

En resumen, el primer acto mostró una eficiencia defensiva notable por parte de los visitantes y también un control superior de los mismos.

Una vez retornados ambos equipos, consumido el tiempo preceptivo de descanso, el guión mudó: los anfitriones se apoderaban del ritmo de la disputa, mientras sus oponentes se reservaban a fin de elaborar rápidos contraataques (en alguna medida amenazantes).

En el minuto 62 una internada por el costado ofensivo del zaguero de los bercianos Son terminó con un servicio, pase de la muerte que no aprovechó el capitán Yuri por pocos centímetros.

Además, en torno al minuto 65, el mentado Yuri ganó la pugna a su contrario y se jugó un “mano a mano” ante el guardameta de los albacetenses y este afortunadamente consiguió despejar.

A partir de estos momentos, los albaceteños procuraron acosar un poco más el portal de sus contendientes (aunque con un éxito relativo).

En el minuto 85 era Acuña quien remataba con mucha resolución, pero su tiro se marchaba ligeramente desviado.

En el período de compensación o prolongación, no obstante, tornarían las tablas al electrónico: en el minuto 93 Manu Fuster recibió una precisa asistencia de su compañero Zozulia, definió con la rodilla y mandó el esférico a la red.

Finalmente, un disparo casi voltea el resultado: el balón topó, en este caso, con el poste.

En conclusión, quizá los manchegos no se hicieron acreedores de una recompensa tan favorable a sus intereses (a pesar de que sus ímprobos intentos justifiquen el reparto de puntos).

ALINEACIONES:

ALBACETE BALOMPIÉ:

T. Nadal; A. Benito, S. Sánchez, Kecojevic, Fran García (min. 70, Diego Caballo); Álvaro Jiménez (min. 35, Manu Fuster), Jon Erice, E. Silvestre (min. 17, Karim), Dani Ojeda; Zozulia y Acuña.

SD PONFERRADINA:

René; Son, F. Russo, P. Trigueros, Ríos Reina; Sielva, P. Larrea; P. Valcarce (min. 71, Javi Navarro), Kaxe, Ivi (min. 78); y Yuri (min. 89, Bravo).

GOLES:

0-1 (Yuri, de p., 21′), 1-1 (Manu Fuster, en el intervalo de alargue, 93′).

ÁRBITRO:

El Sr. Ais Reig, del Comité valenciano. Amonestó con tarjetas amarillas a Silvestre (min. 21), Tomeu Nadal (min. 21), Zozulia (min. 28), Dani Ojeda (min. 39) y Erice (min. 59), en el conjunto ahora dirigido por Lucas Alcaraz; y a Son (min. 56), entre sus oponentes.

INCIDENCIAS:

Partido correspondiente a la 27ª Jornada de la Liga SmartBank, cuyo escenario fue el Estadio “Carlos Belmonte” de Albacete. En sus gradas se congregaron unos 8.941 espectadores, conforme al recuento oficial.

                                                               Marcelino B. Taboada

Imágenes: uso personal, privado y no comercial (@SDP_1922, @AlbaceteBPSAD y respectivos «facebook»).