• Home »
  • ACTUALIDAD »
  • La primera sesión de la investidura sella la alianza del PSOE con los partidos periféricos (www.20minutos.es)

La primera sesión de la investidura sella la alianza del PSOE con los partidos periféricos (www.20minutos.es)

DANIEL RÍOS, 05.01.2020.

Los Presupuestos se perfilan como la primera prueba para esta alianza (una vez se conforme el Gobierno).

El líder del PSOE –Pedro Sánchez– no alcanzó este domingo los votos suficientes para ser investido presidente del Gobierno. Pero, a la espera de que la investidura se confirme el martes, la sesión sirvió para reflejar la existencia de un nuevo bloque formado por la izquierda y los partidos periféricos (algunos nacionalistas y otros no), que será el que previsiblemente dé estabilidad y apoye la agenda legislativa del próximo Ejecutivo.

PSOE y Unidas Podemos tan solo suman 155 diputados, que este domingo se quedaron en 154 por la ausencia por enfermedad de una parlamentaria de En Comú Podem. Los 12 votos restantes que apoyaron la investidura de Sánchez los aportaron PNV (6), Compromís (1), Nueva Canarias (1), Más País (2), Teruel Existe (1) y BNG (1). Y, además, se abstuvieron ERC (13 parlamentarios) y EH Bildu (5 actas).

Todas esas formaciones, a excepción de Más País, son de ámbito territorial. Y todas se han mostrado dispuestas a alcanzar acuerdos con el futuro Gobierno de coalición, una vez superada la investidura. Fue el portavoz del PNV –Aitor Esteban– quien lo señaló más expresamente durante su intervención, al señalar que sabe «que esto implica un compromiso que no acaba en la investidura», porque «resolver los problemas» exige «un Gobierno mínimamente sólido».

Canarios, valencianos o turolenses fueron en la misma línea. Y lo mismo hicieron, aunque expresando más desconfianza, las dos formaciones que se abstuvieron: ERC y EH Bildu, cuya abstención es imprescindible para que salga adelante la investidura. El portavoz republicano que su formación «estará» si el Gobierno apuesta por medidas como la derogación de la reforma laboral. Y su homóloga abertzaleMertxe Aizpurua– planteó que su partido no será un «obstáculo» para la puesta en marcha de una agenda social.

Los Presupuestos, primera prueba

La conformación de este nuevo bloque despeja el camino para un Gobierno cuya primera prioridad –una vez constituido– será aprobar los Presupuestos Generales del Estado para 2020, ya que siguen vigentes los de 2018 (los últimos elaborados por el PP). De hecho, en los acuerdos firmados con varios partidos de ámbito autonómico y provincial se incluyen medidas que podrían ir incluidas en esas cuentas: a Teruel Existe, el PSOE le ha prometido impulsar infraestructuras en la provincia; a Nueva Canarias, estudiar la posibilidad de aplicar precios máximos a los billetes de avión a las islas; y al BNG, reducir los peajes en la AP-9.

No obstante, el acuerdo más polémico ha sido el que ha alcanzado el PSOE con ERC. Un pacto que, básicamente, contempla la creación de una mesa de negociación sobre la «crisis política» de Cataluña en un plazo máximo de dos semanas tras la formación del Gobierno. Esa mesa estará compuesta por el Ejecutivo central y el catalán y el PSOE ha cedido con respecto a dos exigencias básicas de los republicanos: que no haya ninguna propuesta vetada a priori y que los acuerdos de esa mesa se sometan a votación en Cataluña.

El PSOE ha asegurado que en esa negociación no se adoptará ninguna decisión fuera de la Constitución, aunque ERC estará facultada para pedir el referéndum de autodeterminación. Precisamente la apelación a que se respetará el «ordenamiento jurídico democrático» –una formulación mucho más amplia que una mención directa a la Constitución– busca que los republicanos puedan justificar su abstención ante su electorado, mientras los socialistas siguen defendiendo que el límite es la Carta Magna.

Polémica con el PNV y Navarra

Con EH Bildu los socialistas no han firmado ningún pacto. Pero sí lo han hecho con el PNV, con el que entre otras cosas se ha acordado ceder las competencias de tráfico a la Comunidad Foral de Navarra. Ese movimiento ha sido interpretado por algunos sectores –como UPN– como un intento de dejar sin competencias a la Guardia Civil en la comunidad, y además ha sido muy criticado que el PNV (que no tiene representación en el Congreso por Navarra) alcance acuerdos que afecten a esa comunidad.

No obstante, los nacionalistas vascos han rechazado esas acusaciones. «Hace falta tener rostro para llevarse las manos a la cabeza»criticó el sábado el portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, que recordó que «la segunda autoridad de Navarra, el presidente del Parlamento« foral «es del PNV« (a través de la coalición en la que allí se presenta, Geroa Bai). Esteban también afirmó que la propia UPN pedía en 2009, como «objetivo irrenunciable, la asunción» de las competencias de tráfico para la Comunidad Foral.