La Deportiva se impuso, con relativa facilidad, a un CD Tenerife algo medroso

Sin embargo, el conjunto chicharrero trató de tocar la pelota con criterio y controlar la parcela ancha (consiguiéndolo durante una fase de la primera parte). No logró transformar este dominio de alguna forma en su casillero y así perdió con holgura un encuentro que se antojaba, de principio, bastante equilibrado.

Sus contrarios –hoy ataviados con su tradicional elástica blanquiazul– aprovecharon la contingencia anterior y, merced a su buena puntería, alcanzaron un deseado triunfo (el que abre la serie, en su nueva vuelta a la categoría de plata del fútbol español).

En el minuto 16 se produjo un envío de Pablo Larrea, prácticamente desde el centro del campo, que recogió con suma habilidad el ariete Yuri da Souza. El brasileño realizó una bonita ejecución, dibujando un sombrero sobre su par y empalmando un chupinazo que se coló, sin remisión, en el fondo de las mallas del guardameta Ortolá.

Tras esta alteración en el luminoso, los foráneos buscaron enjugar su desventaja gracias a la elaboración de jugadas. Pero, a pesar de su propósito, se mostraban “romos en ataque”.

En el minuto 24, en cambio, en sentido inverso se consumaba otra aproximación reseñable al portal de los en esta ocasión rosados. El otro miembro de la vanguardia berciana, Kaxe, mandó el balón al lateral de la red (marrando, de este modo, su franca opción).

Además, ya llegados al último tramo anterior al intermedio, en el minuto 42 se desarrolló otra acción ofensiva de los comarcanos: el lateral diestro “Son” remitió una asistencia al susodicho Yuri, el cual conectó un remate de cabeza sin demasiada suerte. A renglón seguido, su compañero Nacho Gil probó a su vez fortuna en una creación personal y el esférico se fue desviado.

Rebasado el minuto 45, en período de alargue o descuento, el jugador isleño Alberto alcanzó el presumible empate. Consultado el VAR se evidenció su posición precedente en claro fuera de juego (off side) y el tanto fue anulado por el colegiado.

En resumen, la mitad de inicio (superado el ecuador de este intervalo, fundamentalmente) del choque se saldó con una igualdad manifiesta y sin apenas sensaciones de posible riesgo para el portal de los anfitriones.

Retornados ambas escuadras de los vestuarios, tras el descanso, se desarrolló un avance con partición colectiva de los locales. No habían transcurrido todavía un par de minutos cuando el ya mencionado defensor “Son” se internaba por el flanco derecho en progresión y servía el “pase de la muerte”. Desgraciadamente se interpuso en la trayectoria el zaguero serbio Šipčić e introdujo el cuero en su propio marco.

A partir de entonces respondieron tímidamente los tinerfeños y, en el minuto 57, Suso efectuaba un lanzamiento por encima de la portería de Manu García. Y poco más se pudo denotar posteriormente en este sentido.

El resto de contienda supuso la preeminencia de los ponferradinos, en cuanto a la faceta anotadora.

En el minuto 61, el mediocentro murciano Isi abría la combinación hacia la banda izquierda, precisamente donde se hallaba Yuri. Este mandó un adecuado servicio al área, que benefició al delantero guipuzcoana Kaxe: recogió el vasco el centro y, situado en el punto de penalti, finalizó con acierto. De esta guisa, por lo que concernía al equipo que se adjudicaría la victoria, todo se suponía decidido. Aunque, por otro lado, era posible que la diferencia aún se ampliase. Y tal vaticinio se cumplió mínimamente.

Un poco más tarde, Carlos Bravo (recientemente ingresado en la cancha como relevo) conectaba un testerazo con riesgo para sus rivales y el cancerbero Ortolá se vio obligado (a su requerimiento) a despejar el peligro.

Y, en el minuto 74, acaeció el lance estelar de la confrontación deportiva: nada menos que, adornándose con cinco bicicletas, un recorte driblando correctamente a su par y una vaselina primorosa, el capitán Yuri puso la guinda a una labor grandiosa.

Además, en el minuto 85 y en idéntica dirección, el centrocampista gerundense Óscar Sielva telegrafió improvisadamente un fuerte chute, resultando elevado en exceso.

En conclusión, el público (la leal parroquia que nunca falla) disfrutó con los suyos. La tarde fue, en este aspecto, de las que “generan afición”. La ovación con que los congregados en las gradas despidieron a los representantes de sus colores se convirtió en el mejor homenaje a la tarea común completada.

ALINEACIONES:

SD PONFERRADINA:

Manu García; Son, F. Russo, P. Trigueros, Ríos Reina (min. 6, Luis Valcarce); P. Larrea, Óscar Sielva; Isi, Kaxe, Nacho Gil (min. 65, C. Bravo); y Yuri (min. 77, Fullana).

CD TENERIFE:

A. Ortolá; L. Pérez, Alberto, Šipčić, Mazáň; Suso (min. 65, Naranjo), Aitor Sanz (min. 55, Mierez), L. Milla, Borja Lasso (min. 65, Bermejo); Malbasic y Dani Gómez.

GOLES:

1-0 (Yuri, 16′), 2-0 (Šipčić, 46′, en p. p.), 3-0 (Kaxe, 60′), 4-0 (Yuri, 74′).

ÁRBITRO:

El Sr. Ais Reig, del Comité valenciano. Amonestó con tarjetas amarillas a F. Russo (min. 13) e Isi (min. 38), del bando entrenador por el técnico Jon Pérez (“Bolo”); y a Aitor Sanz (min. 26), Alberto (min. 28) y Naranjo (min. 87), entre los componentes del cuadro canario.

INCIDENCIAS:

Partido correspondiente a la 3ª Jornada de la LigaSmartBank, disputado en el Estadio de “El Toralín”, en Ponferrada. Asistieron a tal evento unos 5.548 espectadores (entrada aceptable). Se guardó, en los prolegómenos, un respetuoso minuto de silencio por el fallecimiento (hace escasas fechas) de la hija del ex entrenador de la selección nacional de fútbol, Luis Enrique: Xana (D.E.P.). También hubo alguna manifestación previa que reitera el compromiso del club profesional de El Bierzo “por evitar todo tipo o género de violencia” (prioritariamente, en el ámbito de la actividad física y deportiva de competición).

                                                           Marcelino B. Taboada

Imágenes (Xana, hija de Luis Enrique): uso personal, privado y no comercial.