Microplásticos en ballenas, focas y delfines (Greenpeace.org)

Amigo/a:

Investigadores de las universidades británicas de Exeter y Plymouth, con apoyo de los laboratorios de Greenpeace, han examinado 50 ejemplares de 10 especies de estos mamíferos y… ¡todos ellos tenían microplásticos en su estómago!

La mayoría de estos plásticos —de un tamaño inferior a 5 milímetros— eran fibras sintéticas, que pueden provenir de nuestras prendas de ropa, de restos de redes de pesca o de las cerdas de los cepillos de dientes. El resto eran fragmentos de envases de alimentos y botellas de plástico, entre otras cosas.

¿Cuántos estudios son necesarios para ver la magnitud de esta crisis mundial? Desde el Ártico hasta la Antártida, en zonas pobladas y en islas deshabitadas, la creciente producción y el uso de este material amenazan con contaminar cada rincón del planeta.

Amigo/a, el plástico está amenazando seriamente la salud de nuestros mares y océanos y la supervivencia de las especies que los habitan. Animales marinos como los de este estudio están ingiriendo estos microplásticos, lo que les provoca bloqueos gastrointestinales y alteraciones en sus patrones de alimentación y reproducción. Pero no se queda ahí: hay evidencias de que se transfieren a lo largo de la cadena alimentaria y llegan hasta nuestros platos.

Nuestro país es el quinto mayor productor de la UE, y desde Greenpeace este 2019 nos hemos propuesto liderar la guerra europea contra el enemigo número uno de mares y océanos. En nuestra campaña de plásticos hemos identificado a marcas como Coca-Cola, PepsiCo, Danone y Nestlé como las grandes culpables de seguir produciendo millones de toneladas de plástico de un solo uso, y a supermercados como Carrefour, Alcampo, Dia y El Corte Inglés entre los que siguen perpetuando el gran problema de este siglo (poniéndolos a la venta en sus establecimientos). ¡Ayúdanos a hacerlos responsables de la crisis que ellos mismos han creado! >>