• Home »
  • ACTUALIDAD »
  • Sabina, Serrat y Love of Lesbian, entre los cientos de músicos que se van de la SGAE (www.eldiario.es)

Sabina, Serrat y Love of Lesbian, entre los cientos de músicos que se van de la SGAE (www.eldiario.es)

Joan Manuel Serrat, Joaquín Sabina, José Luis Perales, Pablo Alborán, Love of Lesbian o La Oreja de Van Gogh han pedido por escrito su salida de la SGAE para 2020, según informa EFE.

Más de 200 músicos y 50 editoriales están en negociaciones para crear una nueva sociedad que gestione los derechos de sus obras a partir del 1 de enero, tal como adelantó eldiario.es este miércoles.

Creadores audiovisuales que han dejado la SGAE: «Nos estaban tomando el pelo».

eldiarioes cultura, 03/10/2019.

José Luis Perales, Pablo Alborán, Love of Lesbian, La Oreja de Van Gogh, Joan Manuel Serrat y Joaquín Sabina han solicitado por escrito su baja de la Sociedad General de Autores (SGAE) para 2020, según fuentes de EFE.

Estos nombres son algunos de los más de 200 músicos y 50 editoriales que pidieron abandonar la entidad de gestión y que, según adelantó eldiario.es, se encuentran preparando la creación de una nueva gestora de derechos a partir del próximo 1 de enero.

La decisión –en casos como el de Sabina y Serrat– podría estar sujeta a que la SGAE acometa de forma urgente las modificaciones estatutarias que se les reclaman desde hace tiempo, según el representante de ambos ha confirmado a EFE. Pero esta no se trataría de una postura general.

«Se les han hecho muchos requerimientos y ya no hay tiempo para dar marcha atrás, lo único que podrían hacer es que la directiva dimita en bloque y se presenten elecciones de manera inmediata» —ha señalado uno de los miembros de la Coalición Autoral, que ha pedido por carta que a 31 de diciembre de 2019 la SGAE deje de gestionar los derechos derivados de su repertorio.

La música es uno de los sectores que más volumen de negocio mueve para la entidad de gestión, por lo que fuentes consultadas por eldiario.es creen que «esto significará el fin de la SGAE». «Habrá que ver si la retirada del repertorio es total o parcial, es decir, si son todos los derechos o parte de ellos» (porque gestionar todos los derechos es complicado pero aún con la retirada parcial el volumen de negocio sería el mismo) —explicaba la misma fuente. Los músicos aducen que la SGAE «no ha querido ver lo que estaba pasando».

Un golpe a la SGAE

La noticia llega solo un día después de que se diera a conocer que también cineastas y creadores y guionistas de series habían tramitado su baja, muchos de ellos para pedir su entrada en DAMA (lasociedad de gestión de derechos especializada en contenidos audiovisuales).

Pedro Almodóvar, Juan Antonio Bayona, Mateo Gil, Rodrigo Sorogoyen o los hermanos Alberto y Laura Rodríguez (actores del reparto de la serie «Aquí no hay quien viva»), o incluso la multinacional Warner, se encontrarían entre las bajas.

Sucede lo mismo con autores como José Luis Perales. Fuera de los compositores vinculados al escándalo de la «rueda de las televisiones», el suyo es uno de los volúmenes registrados más ingentes (con 543 obras, entre ellos numerosísimos éxitos interpretados por él mismo y por voces ajenas como las de Isabel Pantoja).

Fue el pasado 30 de septiembre cuando finalizó el plazo para darse de baja este año de la que es la entidad de gestión de derechos de autor más grande de España, salidas que no se harían efectivas hasta el próximo 1 de enero de 2020.

El pasado 17 de septiembre la Junta Directiva de la SGAE aplazó su Asamblea General Extraordinaria –prevista para el 15 de octubre y donde se iban a votar sus nuevos Estatutos– hasta «comienzos de 2020», ya que sus servicios jurídicos consideran que se iba a celebrar sin «garantías jurídicas».

Este cambio en su calendario llegó después de que el Ministerio de Cultura enviara a la SGAE el pasado 11 de septiembre un requerimiento para que en el plazo de tres días le informara sobre si los socios que se han dado de baja, y en particular aquellos que se han encomendado a otras entidades de gestión (como Dama), habían recibido un «tratamiento discriminatorio».