EL NUEVO MANDATO PEDÁNEO EN EL BIERZO.

NUEVO MANDATO PEDÁNEO.

Por Xabier Lago Mestre.

En mayo de 2019 han tenido lugar varias elecciones locales, comunidades autónomas, ayuntamientos y pedanías. En este artículo queremos hacer referencia a las que menos tratamiento informativo han tenido. Son las celebradas en las pequeñas localidades rurales. Los nuevos pedáneos y las juntas vecinales tiene una importante labor institucional.

Lo primero, decir que las pedanías bercianas tienen personalidad jurídica y condición de Entidad Local, según la disposición transitoria cuarta, de la restrictiva Ley de racionalización y sostenibilidad de la Administración Local (2013). Sólo la presión política y social consiguieron, durante la tramitación parlamentaria de dicha Ley, impedir la supresión de su carácter de administración pública de las pedanías.

Esperemos que la futura reforma de la legislación local revalorice las funciones de nuestras pedanías. Mientras esto tiene lugar, las pedanías deben reforzarse. Por ejemplo formando federaciones regionales y comarcales capaces de negociar con las administraciones superiores.

Además, en la región de El Bierzo las pedanías deberían reclamar la formación de Consejos de pedanías en los municipios. Estos órganos servirían para sentar juntos a las pedanías de cada municipio con su alcalde. Se trata de planificar todos juntos, valorar las necesidades y aprobar las obras y servicios públicos en las pedanías. De esta forma se evitaría la discrecionalidad actual a la hora de conceder las inversiones desde las alcaldías. Necesitamos más transparencia en la gestión pública.

La Ley de ordenación, servicios y gobierno del territorio de Castilla y León (2013) determina que se “podrán  establecer convenios entre el municipio y cada entidad local menor o, para los anejos, se podrán realizar acuerdos plenarios de compromiso de gasto durante cada legislatura ara promover la aplicación de dichos principios” (disposición final octava). Es de esperar que las pedanías aprovechen esta norma para reclamar un mayor protagonismo ante sus respectivos ayuntamientos.

Los ayuntamientos muchas veces no tratan como es debido a los entes locales menores. Por eso la Ley del régimen local de Castilla y León refuerza la presencia de los pedáneos en los ayuntamientos, “derecho a asistir con voz pero sin voto, a las sesiones del ayuntamiento, siempre que en las mismas haya de debatirse  algún asunto que afecte a la entidad local menor”, e insiste en que “deberá ser citado a la reunión del a corporación como un miembro más de la misma y tendrá acceso a la documentación necesaria” (artículo 62). Así pues, menos complejos de nuestros pedáneos ante la política municipal.

POLA VISIBILIDADE PEDÁNEA.

Nestes novos catro anos de ación política convén que as nosas pedanías fagan un esforzo por acadar maior visibilidade. Botamos en falta unha mellor sinalización das pedanías como tais institucioes. As nosas localidades xorden nos mapas e nas estradas mais teñen un carácter administrativo como entes locais menores ou pedanías. Reforcemos máis este valor institucional nas súas denominacioes, nos sinais, rotulación ou cartelería.

Na internet hai que traballar máis esta visibilidade pedánea. No portal do Consello Comarcal ou nas páxinas web dos concellos municipais as pedanías non deberían faltar. Outro tanto habería de facer co simbolismo pedáneo que reforza tamén o orgullo coletivo da veciñanza. Esta dinámica abrangue a recuperación dos vellos pendoes que presidían as procesioes cívicas e relixiosas. Outro tanto pode acontecer coa fixación das bandeiras e escudos pedáneos onde aínda non os hai. A propia bandeira berciana, coñecida como Cruceira, ben pode servir de soporte para incluir referencias pedáneas específicas. Os catro triángulos que forman a bandeira berciana son espazos para incluír o simbolismo propio das diversas pedanías bercianas. Como bo exemplo disto, temos o caso do escudo da pedanía de Viladepaos.

Rematamos cun chamamento a recuperar as linguas tradicionais do Bierzo, o galego e o leonés, por parte das novas pedanías. Este patrimonio lingüístico merece maior respeito político. Trátase da fala da veciñanza, onde hai dereitos lingüísticos pendentes de recoñecemento. A nosa variada toponimia das localidades ten de ser restaurada con estudos, sinais e mapas. O idioma galego non posúe aínda presenza na documentación administrativa e na cartelería de xeito bilingüe. O vello dereito consuetudinario local non se entende sen a lingua tradicional no cal se desenvolve. Non podemos ignorar este outro patrimonio lingüístico por máis tempo.

O Bierzo, xullo de 2019.

WWW.OBIERZOCEIBE.BLOGSPOT.COM

WWW.INSTAGRAM.COM/BIERZOXA