¡Estado de emergencia climática! (Greenpeace.org)

Amigo/a:

Estamos en un punto crítico de la historia. La ciencia nos dice que estamos destruyendo nuestro planeta y los próximos 10 años son decisivos para evitar los peores impactos del cambio climático.

Cada semana conocemos nuevos y devastadores datos sobre las consecuencias del cambio climático. El último, el informe de expertos en biodiversidad de la ONU, que alertaba de que un millón de especies están al borde de la extinción: la peor cifra en la historia de la humanidad, considerada como la sexta extinción masiva de especies en la Tierra.

El cambio climático es uno de los principales factores de este declive, junto a toda una serie de actividades humanas que amenazan hasta nuestra propia supervivencia.

El mes pasado la concentración atmosférica de CO2, el principal gas de efecto invernadero causante del cambio climático, alcanzó el récord histórico de los últimos tres millones de años: nunca antes el ser humano había soportado tanto dióxido de carbono.

Afortunadamente, no todo son malas noticias. El mundo entero se está movilizando masivamente frente al cambio climático, con la juventud a la cabeza. Estos movimientos sin precedentes están forzando que universidades, alcaldías e incluso gobiernos estén promulgando declaraciones de emergencia climática. Ya lo han hecho parlamentos como el británico y el irlandés o gobiernos como el escocés. Aquí, la semana pasada Cataluña aprobaba —por primera vez en España una declaración de emergencia climática. Ahora es el turno del nuevo Gobierno y los que se formen a nivel municipal y autonómico tras las elecciones de este domingo.

Pero no basta con una declaración vacía, después de la cual que luego se mantienen las mismas políticas que nos han traído hasta aquí. Hacen falta compromisos reales y propuestas concretas, como el cierre de todas las centrales térmicas de carbón para 2025, un sistema energético 100% renovable para 2030 o reducir todas las emisiones de CO2 a cero para 2040 en la Unión Europea.

Si no quieren escuchar a Greenpeace, que escuchen a los millones de jóvenes que cada viernes salen a las calles de todo el mundo reclamando acción climática urgente. Desgraciadamente, razones no les faltan.

Amigo/a: esta debe ser la legislatura en la que pasemos a liderar la lucha contra el cambio climático, porque somos la última generación que puede hacer frente a este desafío. Únete a Greenpeace ahora y colabora en nuestra campaña de lucha contra el cambio climático. Solo gracias a personas como tú podemos ser totalmente independientes de gobiernos, partidos políticos o empresas.