LA CAMPAÑA DIGITAL EN EL BIERZO.

LA CAMPAÑA DIGITAL.

por Javier Lago Mestre

Las próximas elecciones europeas, estatales, autonómicas y locales supondrán un gran esfuerzo de propaganda política. En el caso de El Bierzo hay que añadir las elecciones al Consejo Comarcal y las diversas pedanías que también deberían tener su protagonismo informativo.

La propaganda electoral volverá a estar presente en los medios de comunicación tradicionales (radio, tv, prensa…), mediante noticias y cuñas publicitarias.  A esto se añadirá el buzoneo de dípticos o el reparto de programas electorales. Los coches partidiarios vociferarán eslóganes y músicas pegadizas. Las banderolas darán otro color a nuestras calles, las pegadas de cartelería política llenarán muros y habrá obsequios de todo tipo (pulseras, chapas…). Además los mítines se llenarán de entusiasmo militante.

La comunicación política planificará las estrategias electorales. La agresividad partidaria será progresiva. Los partidos irán presentando sus programas electorales junto con los ataques a los contrarios en busca del votante ajeno e indeciso. Hay que convencer a los ciudadanos de la necesidad democrática de votar. Pero estimular a los votantes de esta movilización no es tarea fácil.

En estas múltiples elecciones el campo de batalla principal será en las redes sociales. Conviene que los partidos políticos estén preparados para aplicar sus estrategias en internet. La gran mayoría de los ciudadanos ya están conectados entre si y los partidos deberán saber llegar a ellos a través de las nuevas tecnologías.

Las redes sociales tienden a la especialización. Unas permiten archivos adjuntos, otras restringen el número de caracteres, o sólo fotografías y videos. Esta fragmentación de los internautas exige una oferta informativa diversificada de los partidos.

La nueva estrategia política utiliza otros métodos tecnológicos. La captación de seguidores en las redes sociales resulta fundamental. Esto no se puede dejar para los días de campaña. Los militantes son importantes pero los seguidores comparten información en redes sociales de manera progresiva.

En internet la batalla política no tiene límites. Conocemos las dinámicas negativas de las noticias falsas, el trabajo de las llamadas granjas informáticas, las cuentas anónimas, etc. La mayoría de los internautas no parecen muy exigentes ante los mensajes que reciben. Quizás no haya tiempo para constrastar los contenidos ante tanta información.

Los mensajes internautas procuran la sencillez de cara a la fácil comprensión. El impacto visual atrae la atención social con fotos y videos. Se juega con la emotividad colectiva (patriótica, territorial, simbólica, etc) frente a la compleja racionalidad. El relato político o el discurso ideológico pierden espacio ante la mensajería instantánea o el lenguaje más informal.

Con las redes sociales la campaña electoral será importante pero ya se destaca la influencia que tendrán los mensajes que los ciudadanos indecisos reciban los últimos días antes de ir a votar. Y es que cuando las ideas políticas no están claras la emotividad puede tener un fundamento electoral. Rematada la campaña electoral, las redes sociales seguirán funcionando y condicionando el voto.

www.obierzoceibe.blogspot.com