EL PODERÍO SIMBÓLICO DE LA BANDERA

EL PODERÍO SIMBÓLICO.

por Javier Lago Mestre.

El 14 de abril de 2001 el pleno del Consejo Comarcal de El Bierzo aprobó el nuevo diseño de la bandera berciana. Detrás quedaron los variados debates políticos y simbólicos. Lo cierto es que fue un éxito social la elección de la bandera berciana. La llamada popularmente Cruceira ha conseguido la aceptación mayoritaria como demuestra su presencia institucional, deportiva, internet, etc. Esto es así que incluso tiene más visibilidad que muchas otras banderas provinciales de España.

El Bierzo tiene su bandera oficial que se significa simbólicamente con gran oportunismo. A ello añadimos la presencia del escudo que se representa con originales variedades publicitarias. La bandera contiene diversos sentidos. En ella se contiene la unión de los bercianos y las bercianas, como pueblo, superador de la diferenciación de clases, ideologías, género, origen, etc. Otro tanto acontece con la unidad territorial, frente a la diversidad propia de lo urbano o rural, villas o aldeas, comarcas o valles, etc.

La simplicidad de la bandera ha permitido la fácil identificación por los ciudadanos, así como su uso individual. La declaración de oficialidad posibilita su reconocimiento institucional por el Consejo Comarcal, ayuntamientos, mancomunidades y pedanías bercianas. Pero más importante ha sido su progresiva utilización social, por partidos políticos, reivindicaciones sociales, clubes deportivos, empresas, etc.

Otro aspecto a destacar de la bandera es que favorece la identidad berciana. Así refuerza nuestra territorialidad comarcal o regional. También acontece con el aspecto institucional, como símbología propia del Consejo Comarcal, ayuntamientos y pedanías. Mientras que a nivel social, los ciudadanos demuestran con su uso diario que precisaban de este simbolismo, tanto a nivel individual como colectivo (bercianismo político, deportivo, cultural, etc). En lo histórico se reafirma el continuismo identitario de carácter secular, provincialismo, regionalismo, etc.

La presencia destacada de nuestra bandera refuerza la presencia de El Bierzo. El fomento institucional de otras identidades regionales, casos de Castilla, León o Asturias, tiende a solapar los territorios dependientes. Es lo que acontece con la mayoría de sus comarcas, subdesarrolladas y despobladas. Frente a las dinamicas políticas jerarquizadas, El Bierzo resiste con el refuerzo de su identidad territorial. El simbolismo de nuestra bandera ayuda a este proceso de diferenciación frente a zonas vecinas.

Nuestra bandera es capaz de crear una identidad integradora por lo que se refiere a su capacidad de unidad territorial y socialización ciudadana. Así se incentiva la creación de nuevos colectivos bercianos de todo tipo que integran poblaciones foráneas, como los inmigrantes, o se estimula la solidaridad interlocal.

Por último, las próximas elecciones locales reforzarán el debate político entre los diferentes partidos contendientes. Los programas, la propaganda y las campañas electorales se harán cada día más protagonistas. Para muchos votantes es un tiempo de confusión y dudas políticas. En este proceso electoral conviene no olvidar la incidencia que puede tener el simbolismo identitario, como la bandera, porque representa también sentimientos colectivos que tienen su repercusión política. En el fondo votamos solidaridades locales propias de El Bierzo.

WWW.OBIERZOCEIBE.BLOGSPOT.COM

WWW.INSTAGRAM.COM/BIERZOXA6