EL BIERZO VACIADO

EL BIERZO VACIADO.

por Javier Lago Mestre.

La España Vaciada se moviliza el 31 de marzo en Madrid. Esta manifestación será comandada por Teruel y Soria con la compañia de las comarcas de Baeza, Linares, Guadix, Bejar, etc. El Bierzo debería participar también por mor de los graves problemas de despoblación que sufrimos.

La mayoría de las localidades de la región berciana tuvieron su origen en el período medieval. Fueron los poderes señoriales, laicos y eclesiásticos, los que fomentaron la repoblación creando numerosas aldeas y barrios. Se trataba de fijar población mediante el régimen señorial (siervos, prestaciones personales, foros…) y la economía agroganadera (autoabastecimiento, emigración temporal, etc.

En los siglos posteriores las localidades bercianas soportaron la presión señorial (fiscalidad y jurisdicción) con sus propias estrategias, es decir, explotación de los bienes comunales (brañas, searas, etc) y comunidades rurales organizadas (concejos). La revolución liberal del siglo XIX reorganizó las  instituciones (provincias, municipios y tribunales) con la consiguiente jerarquización territorial que favoreció las nuevas dependencias, caso de la capital leonesa. Las continuas epidemias (cólera, gripe…) redujeron la población y las criris agrarias, como la del viñedo, provocaron la emigración a América.

Digital StillCamera

En el siglo XX la implantación del capitalismo industrial en El Bierzo, con la minería, los embalses o las nuevas vías de comunicación favorecieron la inmigración de trabajadores foráneos. Pero desde mediados de siglo el desarrollo periférico de España provocó el éxodo rural generalizado. Actualmente sufrimos la crisis de la minera del carbón que condena a un nuevo éxodo montañoso.

La reacción de los poderes públicos es escasa ante este drama poblacional. La implantación de servicios públicos se reduce progresivamente (educación, sanidad, internet, transporte, etc). Además el sistema económico capitalista se vuelve claramente urbano y ataca los recursos agrarios, ganaderos y forestales propios con políticas de precios antisociales en un  mercado de supuesta libre competencia.

En esta dinámica despobladora para los territorios, interiores y montañosos, no se salva ni Ponferrada que baja de los 65.000 habitantes. El Bierzo es una región periférica, alejada de los centos de poder, y con un amplio territorio de influencia comarcal. Los gobiernos central y autonómico no pueden seguir con las actuales políticas centralizadoras.

Digital StillCamera

España debe reordenar sus territorios interiores. La división provincial actual, desde 1833, resulta inviable porque no ha sido capaz de traer desarrollo a sus zonas dependientes. En la provincia leonesa, su capital ha logrado un engrandecimiento urbano mientras que las comarcas sólo han soportado el despoblamiento progresivo.

El Bierzo se encamina a la celebración del 200 aniversario de la creación de la provincia de Villafranca (1821). Esta efeméride debería favorecer el debate territorial capaz de revitalizar las demandas descentralizadoras. Nos concedieron una comarca de mínimos en 1991 para acallarnos temporalmente. Pero ha llegado el tiempo de renovar las demandas territoriales. Necesitamos más autonomía política, concretada en más competencias comarcales, para procurar nuestro futuro sin tantas dependencias foráneas de centros de poder lejanos.

www.obierzoceibe.blogspot.com