Se acabó el “gafe” que atenazaba al CB Bembibre PDM

Y es que “a la novena fue la vencida”. Nada menos que hubo que aguardar hasta la “nona” cita en su propia cancha al objeto de asistir a un triunfo de las bercianas, el primero de esta Competición regular. Semejaba que alguna maldición se cernía sobre el magno escenario berciano mas la realidad era que esta deriva negativa era únicamente producto de la casualidad. De cualquier manera, el guión no varió demasiado respecto a anteriores ocasiones: una primera mitad de neto dominio local y una segunda, en fases del penúltimo y último cuarto, en que peligró seriamente la victoria con un apreciable acercamiento de las visitantes.

La primera canasta de la contienda fue lograda por la capitana de las foráneas: Laura Parda. Sin embargo, ello constituyó un espejismo ya que las locales consolidarían, a renglón seguido, un parcial de 11 a 0 y “pondrían tierra de por medio”. Ello fue debido a, entre otros y como sucedería también posteriormente, a la increíble capacidad encestadora de la alero soviética Julia Gladkova. Los porcentajes de acierto de las anfitrionas rondaba entonces un destacado 65%, mientras que el de sus contrarias se reducía a un precario 18%. Con estos mimbres y a pesar del empeño mostrado por Binta Drammeh, que confirmaba en su segunda actuación su olfato a fin de “leer situaciones”— las “rojillas” se mantenían cómodamente por delante: 20-8, al final del acto inicial.

El intervalo siguiente demostró una tendencia similar: claro ejemplo es que la pívot ex-bembibrense Ariel J. Edwards (a la cabeza del ranking de las mejores, actualmente) no alcanzaba a materializar un lanzamiento hasta el minuto 13. Además, la presunta superioridad en la pintura de Umi Diallo no se plasmaba en nada relevante. Afortunadamente para las comarcanas, la base nacional Alejandra Quirante —que suplía con solvencia la falta de fortuna de su compañera, la internacional venezolana Roselis C. Silva— catapultaba a las suyas. La susodicha Gladkova se hallaba, tal como ocurre recientemente, en estado de gracia y era decisiva: 41-25, a la hora de encarar los vestuarios.

Retornadas ambas escuadras tras agotar el tiempo de asueto del intermedio, la entrenadora “gasteiztarra” Madelén Urieta insufló a su equipo moral y ambición, amén de convicción. Tres conversiones de triples —protagonizadas por Roberson, Edwards y Drammeh, respectivamente— y una desde el 4,65 de la holandesa Van Den Adel condujeron a cumplimentar un parcial de 0 a 11 e introducir a las vascas en la disputa. El encuentro tornaba a adquirir tintes de resolución incierta y Drammeh se exhibía a modo de posible incitadora. No obstante, resurgió la alero rusa Gladkova y, merced a que los 7 puntos de la clausura de este período cayeron a favor de las chicas de Pepe Vázquez, la ventaja se restablecía en buena parte: 56-45.

Restaba el intervalo conclusivo y las alavesas se conjuraron en este tramo y se propusieron voltear el marcador. Mediante una mayor presión a lo largo de la pista, la colocación de Van Den Adel en la tesitura de ejercer de ala-pívot y una intensidad especial en la labor defensiva, las vitorianas pretendían acortar distancias. La veterana pívot Laura Pardo se evidenció vital en el desarrollo de esta estrategia, que resultó en principio. Gracias, entre otros condicionantes, a la consecución de dos ensayos desde más allá de la línea de 6,75 de Roberson y un tiro doble efectivo de la aludida Laura Pardo, se ajustaban los registros en el luminoso: 67-63, quedando simplemente un minuto y medio del choque deportivo. Pero el nuevo parcial precedente de 0 a 11, en cambio, no tuvo solución de continuidad: la concesión de tres capturas ofensivos bajo el tablero (por el lado de las que lucían indumentaria “verde”) interrumpieron la reacción comentado. En definitiva, si se tienen asimismo en cuenta los errores y precipitaciones en el pase, es lógico que el encuentro acabara con un ligero avance (decantándose hacia las más necesitadas en la Clasificación).

En resumen, las de la capital de Euskadi ganaron en otro ámbito (“el basket average”, en caso de empate entre los dos combinados reseñados) y sus rivales se llevaron un triunfo absolutamente indispensable.

FICHA TÉCNICA (resumen)

EMBUTIDOS PAJARIEL CB BEMBIBRE PDM (67):

Vicky Llorente (2), Laura Herrera (9), Heleen Nauwelaers (10), Roselis C. Silva (2), Julia Gladkova (30) —cinco de salida—, Melita L. Emanuel-Carr (4), Alejandra Quirante (7) y N. Amy Syll (3).

RPK ARASKI (63):

Izaskun García (3), Natalie Van Den Adel (5), Laura Pardo (8), Ariel J. Edwards (13), Briana A. Roberson (19) —quinteto titular―, Binta Drammeh (19), Paula Estebas (2), Maja Vucurovic (-), Umo Diallo (-) y Cristina Molinuevo (-).

PARCIALES:

1er. C (20-8), 2º C (21-17) —41-25, al descanso—, 3er. C (15-20), 4º C (11-18).

LA MVP:

La participante que se adjudicó este título fue, con una preferencia especial, la anotadora rusa Julia Gladkova (30 puntos en su haber particular, 9 rebotes rescatados y 3 asistencias servidas, lo que le atribuye un total de 33 créditos en su valoración personal). Una impresionante y resaltable capacidad de sumar tantos es su gran contribución en las semanas pasadas: 81 puntos durante los tres encuentros inmediatos ya celebrados, o sea, 27 de media.

ÁRBITROS:

Los Sres. Asier Quintas Álvarez, Juan Alberto Pinela García y Eduardo González Morán.

INCIDENCIAS:

Partido correspondiente a la 15ª Jornada del Campeonato nacional femenino de baloncesto (Liga Día o F1), cuyo escenario fue el Coliseo denominado Pabellón “Bembibre Arena” (de dicha localidad del Bierzo Alto).

                                                                        Marcelino B. Taboada