CAMBIOS TOPONÍMICOS EN LA REGIÓN BERCIANA.

Digital StillCamera

CAMBIOS TOPONÍMICOS EN EL BIERZO.

por Javier Lago Mestre.

En la región de El Bierzo siempre hubo varias lenguas tradicionales en contacto. En los casos del gallego y del leonés han dejado sus huellas toponímicas a lo largo de la historia. En este trabajo queremos ver diversos ejemplos de cambios toponímicos.

Comenzamos en los llamados Alpes bergidenses, en las montañas que nos separan de La Cabreira y de León. En esos alpes medievales se encuentra el montis Aquiliana que acabó dando nombre a toda la sierra.      De sus faldas nace el rio Oza que dio denominación a Valdoza e despues evolucionó al leonés Valdueza actual.

Merece la pena detenerse en Ponferrada. En la documentación medieval hemos visto los sucesivos topónimos Pontem Ferratum, Ponsferratus (1131), Ponteferrata (1178) y Pontferrada. Todo parece indicar que se ha mantenido el nombre femenino gallego, Ponferrada, frente a la leonesización de Puente los Fierros. En la contorna ponferradina tuvimos topónimos gallegos como Fontes Novas, Compostela, Quintanela, Cortigueira, monte Fabeyro, Orbanallo, Villacideira, etc.

Avanzamos por el Camino de Santiago hasta Cruz de Ferro y Foncebadón frente a los leoneses Cruz de Fierro y Fuencebadón. Bajamos a Poibueno, valle donde estuvo un monasterio que antes se llamaba Santiago de Poimalo. Este cambio de nombre se produjo tras el convenio con los canónigos de Astorga (1162). Otro ejemplo de cambio toponímico es del monasterio de S. Martín de Montes que al pasar a depender de la orden de los hospitalarios se convirtió en S. Juan de Montealegre. Y San Miguel de Almázcara se convirtió en S. Miguel de las Dueñas.

En la documentación medieval aparecen Benevivere o el leonés Bienbibre. Finalmente se impuso el topónimo Bembibre, más gallego que leonés o castellano. Ese topónimo nos hermana con Galicia, en Bembibre do Bolo, Bembibre de Taboada o Bembibre do Dubra.

No podemos pasar por alto el topónimo El Bierzo. Las denominaciones medievales de Bergidum, Bergida, Bercio o Berizo finalmente evolucionaron al leonés actual. Otras denominaciones territoriales son Fornela, en leonés Forniella, o Ancares. Este último, desde su valle berciano a Os Ancares, amplió su ámbito al territorio vecino de Galicia, por la llamada terra de Cervantes, lo que refuerza su visibilidad mediática.

A castelanización progresiva da nosa toponímica invade a comarca da Somoza e o noso río Valcarce, que non Valcarcel, e si Veiga de Valcarce, de base medieval val carceris. Vilafranca do Bierzo tivo a súa orixe na localidade de Burbia de Valcarce. Supoñemos que a presenza dos francos do Cluñego alterou a anterior denominación.

Cando pescudamos na documentación medieval dos mosteiros bercianos atopamos  Valboa frente á antietimolóxica Balboa atual. Outro tanto acontece co antigo mosteiro de Vilaboa, agora castelanizado en Villabuena. A presenza do mosteiro de Samos en Vilela reforzou o seu topónimo galego como en Horta. Na contorna temos Pieiros, Quilous ou Castro da Ventosa.

O vello castelo de Ulver evolucionou a Cornatelo ainda que agora temos Cornatel. Nesta contorna atopamos Ferradelo ou Ferradielo, Sancto Johanni de Palloças, Rioferreyros, Vila vella (Fuero 1517), Paradela de Muces, Ourellan, Ribeyrina, Toural, Vila de Paos (1282). Topónimos de clara influencia lingüística galega.

O BIERZO, XANEIRO DE 2019

www.obierzoceibe.blogspot.com