• Home »
  • ACTUALIDAD »
  • El CB Bembibre PDM prosigue en su racha negativa: aún no ha logrado ningún triunfo ante su propia afición.

El CB Bembibre PDM prosigue en su racha negativa: aún no ha logrado ningún triunfo ante su propia afición.

De todas formas, tal como va siendo habitual en la mayoría de las ocasiones, el cuadro del Bierzo Alto compitió en buena lid hasta el final. Cedió, sin embargo, en el tramo postrero después de equilibrar anteriormente el adverso marcador. Así, las catalanas se impusieron y sumaron su octava victoria de la competición regular (en tanto que sus rivales han encadenado saldan sus cinco últimas citas con derrotas).

El choque comenzó con unos excelentes augurios respecto a las locales. Estas acumularon un parcial de 8 a 0, completado por la pívot nacional Laura Herrera. Pero esta contingencia fue un simple espejismo puesto que la relativa igualdad y dominio corto en el electrónico pertenecería luego, en líneas generales, a las urgelenses. En consecuencia, reaccionarían las de la ciudad episcopal y las visitantes, merced fundamentalmente a las desatacadas acciones protagonizadas por Mehryn Kraker y la oportuna Andrea Vilaró, lograrían reducir el retraso en el tanteador y también ponerse en franquicia al término del primer acto (a pesar de la oposición hallada a través de la consecución de un triple por Alejandra Quirante y la buena mano encestadora de la rusa Julia Gladkova): 15-16.

En la continuación las “rojillas” alcanzaron a sus oponentes e incluso voltearon el signo del luminoso (19-18), fruto inmediato de una canasta de su ala-pívot: Vicky Llorente. No duró apenas esta tesitura y las ilerdenses tornaron por sus mejores fueros precedentes. Tras un tiempo muerto demandado por su entrenador, el cambio se mostró evidente (no sin volver a situarse por detrás en otro momento, producto de la materialización de un lanzamiento desde los 4,60 de la base internacional venezolana Roselis C. Silva). Recuperando la senda favorable las pirenaicas, previa la irrupción resaltable de la interior americana Merritt Hempe (en este caso asumiendo posiciones de pívot). Las foráneas, en definitiva, concluían la mitad de principio con un reducido avance (debido a sendos triples materializados por las susodichas Hempe y Vilaró): 26-31.

Una vez efectuado el paso por los vestuarios, las visitantes intentaron intensificar el juego. El intermedio parecía “haberles dado alas”, aunque en un lapso limitado. Aumentarían el diferencial a su beneficio, al atinar en un tiro exterior Yurena Díaz. Solamente, entre sus contendientes, la estadounidense Jenna Joy Smith plasmaba una resistencia apreciable en el apartado ofensivo. La distancia amenazaba con dispararse a los dos dígitos. Sobrepasarían las leridanas, en instantes determinados, la meta de la decena, al completar con éxito una jugada en transición la ya aludida Andrea Vilaró. Respondería, en sentido inverso, Alejandra Quirante y encadenaría una aportación de cinco puntos. Entonces, sucedió el lance más controvertido de la disputa: una falta técnica, muy protestada por la parroquia bembibrense, señalada a la internacional argentina Victoria Llorente. Este hecho frenó grandemente la deriva positiva y progreso, iniciado por las pupilas de Pepe Vázquez. No obstante, un 2+1, convertido por la afortunada Gladkova, dejaría la decisión de ganador “en el aire”.

Llegaba el período en que todo se concretaría realmente. Y la asignación de una “antideportiva” a la franjialbiazul Irati Etxarri, además de una canasta triple de parte de Quirante, restablecieron las tablas. Mas, en el intervalo que restaba, la suerte se decantó hacia las urgelitanas. Después de ensayo de dos, que hizo efectivo Kraker, los registros retornaban al guión normalizado (53-59) porque, enfrente de esta pretensión, casi exclusivamente la escolta internacional belga Nauwelaers era la que patentizaba encontrarse “en estado de gracia”. Y ello no se antojaba suficiente afín de contrarrestar la relativa avalancha de sus contrarias.

En resumen, las defensas o retaguardias demostraron mayor potencia que los ataques. Los detalles contribuyeron a adjudicar el triunfo a las que lo merecieron en conjunto (clasificándose matemáticamente para disputar la Copa de S.M. la Reina, quizá a título de cabezas de serie). La lástima es que las de la villa del Boeza se sitúen en el antepenúltimo lugar de la Tabla (ex aequo con el CB Femení Sant Adrià y con el “basket average” particular perdido).

FICHA TÉCNICA (resumen)

EMBUTIDOS PAJARIEL CB BEMBIBRE PDM (56):

Laura Herrera (2), Heleen K. J Nauwelaers (9), Roselis C. Silva (7), Jenna Joy Smith (6), Julia Gladkova (14) cinco de salida, Melita L. Emanuel-Carr (-), Vicky Llorente (7) y Alejandra Quirante (11).

CB CADÍ-LA SEU (63):

Mehryn D. Kraker (11), Yurena Díaz (3), Andrea Vilaró (13), Georgina Bahí (2), Merritt R. Hempe (16) quinteto titular, Zuzamma I. Sklepowicz (-), Irati Etxarri (10), Ariadna Pujol (-), Maria Ann. Äijänen (2) y Shereesha N. Richards (6).

PARCIALES:

1er. C (15-16), 2º C (11-15) 26-31, al descanso, 3er. C (16-16), 4º C (14-16)

LA MVP:

Se trata de la alero del equipo de Bernat Canut, Andrea Vilaró: totalizó en su haber 13 puntos anotados, 5 rebotes capturados, 8 asistencias prestadas y 4 recuperaciones, lo que la acreditó con 18 créditos de valoración (en su global acumulado).

ÁRBITROS:

Los Sres. Enrique M. López Herrada, Juan G. Carpallo Miguélez y Cristian Martín Vázquez.

INCIDENCIAS:

Partido correspondiente a la 11ª Jornada del Campeonato nacional femenino de baloncesto (Liga Fo Día), cuyo escenario de confrontación fue el Pabellón “Bembibre Arena” (de dicha localidad).

                                                                Marcelino B. Taboada