EL CONDE DE LEMOS, ABUSADOR DE EL BIERZO.

EL CONDE ABUSADOR.

por Javier Lago Mestre

Colectivo cultural Fala Ceibe do Bierzo.

 

Pedro Álvarez Osorio fue el primer conde de Lemos (1456), y era tambien señor de Cabrera y Ribera. Gracias a su matrimonio con Beatriz de Castro (1433) tuvo el control de Villafranca y Ponferrada. El conde se aprovechó de los vasallos de su mujer para levantar sus castillos. Esto último provocó la queja de la propia Beatriz ante su esposo, “¿por que fatigays a mys vasallos? sy quereys fazer fortalezas fatiga vuestros basallos y no los myos. Y que el conde rrespondyo, para fazer una casa en que bibamos necesario es de fatigar los myos y los vuestros”.

El conde de Lemos ejerció su poder señorial sobre todo El Bierzo. Un testigo de la época describe sus abusos. “Conocio al dicho conde ser ombre muy poderoso e mandava e señoreava toda esta provincia del Vierzo e vido que para haser la fortaleza de la villa de Ponferrada traya los ombres de las abadyas, asy como de San Pedro de Montes e de santa Marya de Carrazedo e de Sant Andres de La Espinareda, e los traya para la dicha fortaleza e les mandaba como a sus vasallos” (pleito de Molinaseca, 1517).

Cuando se produjo la revuelta de los irmandiños gallegos, el conde de Lemos tomó la estrategia de ceder su poder, para tranquilizar a sus enemigos. Primero en su hijo Alonso (1467) y luego en su nieto Rodrigo (1468 y 1480). Los irmandiños atacaron sus castillos y lo persiguieron hasta Ponferrada, de donde lo expulsaron temporalmente para León.

Los abusos del conde provocaron el descontento de la pequeña nobleza. Un testigo declara, en el pleito por el señorío de Arganza, que “el vio venir muchos fidalgos de toda la tierra sobre esta villa de Ponferrada, e a Alvar Sanchez con ellos”. Este noble se rebeló y fue asesinado por el conde de Lemos, “se le tomaron la villa, e le llevo preso a Ponferrada, e le hiciera asaetear , e despues le habian traido a enterrar encima de una acémila, a la iglesia de Santa Maria de Arganza”.

La actitud represiva contra sus vasallos queda demostrada  cuando les obliga a rehacer los castillos bercianos. En un pleito entre el monasterio de Carracedo contra sus vasallos, éstos denuncian las imposiciones del conde por nuevos cultivos. “Quisieron dezir quel conde don Pedro Osoryo por enojo que tuvo quando las hermandades le hecharon del Vierzo. Despues que volbyo avya enpuesto estos quartos e  quintos en los lugares de la abbadia”.

Las guerras del conde con otros nobles continuaron despues de la derrota irmandiña. Así aconteció en sus contiendas con el conde de Benavente (años 1471, 1476 y 1483). El problema de la sucesión del condado de Lemos supuso que su nieto Rodrigo no aceptase la sentencia (1484). La consecuencia fue su rebelión militar en El Bierzo (1486 y 1507). Los victoriosos Reyes Católicos dividen el condado, crean el marquesado de Villafranca, compran Ponferrada e indemnizan al conde de Lemos. Éste seguirá ahora la vía judicial para luchar sus posesiones bercianas sin éxito hasta su muerte.

O BIERZO, DECEMBRO DE 2018

WWW.OBIERZOCEIBE.BLOGSPOT.COM