La Deportiva continúa invicta

Y en esta condición únicamente la acompañan el CD Mirandés y el Real Murcia, en los Grupos II y IV respectivamente, de la categoría de bronce del fútbol español.

Por si ello no fuera suficiente mérito, el logro es aún de mayor enjundia al encabezar la Tabla clasificatoria desde hace hace seis semanas. Además, su fortaleza defensiva es evidente y no encaja tantos con frecuencia.

Los ponferradinos podían hoy aprovechar cierta fragilidad de sus rivales “colchoneros”, pero estos se mostraron con una mejor disposición de la plasmada en otras ocasiones anteriores. Trataron en plan de igualdad a sus contrarios y el triunfo se pudo decantar hacia cualquiera de los bandos en liza.

El encuentro comenzaría con un mayor dominio y control por parte de los foráneos. Los hoy “grises” se movían de un modo seguro y se imponían a los locales en varias facetas. Así, con estos mimbres, los bercianos crearían las primeras opciones de encarar el portal de sus adversarios con peligro. En el minuto 4 la oportunidad estuvo en los pies del ariete brasileño Yuri. El delantero David Grande, previamente, se internó por su flanco izquierdo atacante, recortó a un zaguero y proporcionó un centro perfecto a su compañero de vanguardia. El “pichichi” de su equipo tiró mas sin el acierto debido, ya que se interpuso en su pretensión anotadora el destacado portero Valens.

Errada esta definición, nuevamente el veterano capitán gozaría de otra opción y entonces la suerte le favoreció. En una cesión hacia la meta de los anfitriones el balón se quedó en poder de Yuri, que dribló seguidamente al cancerbero y marcó con suma comodidad (cuando se cumplía el tempranero minuto 8 de la contienda, precisamente).

Con mucho orden y una organización resaltable, los jugadores de la capital comarcal se hicieron con la manija del choque, fundamentalmente hasta aproximadamente el ecuador de esta mitad de inicio.

Todo iba en un sentido favorable a los colores habitualmente blanquiazules mas el último tercio de la mitad de inicio se presentó con una mudanza, en forma de acercamientos ofensivos de los rojiblancos. Las llegadas, sin embargo, no se concretaban en principio. Se intuía que en alguna combinación el riesgo se generaría enfrente al portal de la “Ponfe”. Y esta impresión se confirmó: transcurriendo el minuto 41, Carlos Isaac entrando a lo largo de la banda derecha se libró de la oposición del sevillano Ríos Reina, filtró o coló un pase atinado a Darío Poveda y este remató fuera del alcance del arquero argentino Giancarlo Gazzaniga. Se producía, en consecuencia, el empate con el que se accedería a la obligada pausa del intermedio.

Una vez retornadas ambas escuadras de los vestuarios, se notó un cambio en los planteamientos y una ambición creciente y algo más de intensidad de los filiales. No obstante, empezaron (en la serie de avances) a significarse sus oponentes. En el minuto 53 era el central Pablo Trigueros quien disfrutó de su posibilidad de finalización de jugada. Subiendo a posiciones adelantados, recibió un centro que le proporcionó el lateral derecho Son, desde su zona o carril de progresión. Conectó un cabezazo y el balón se marchó mínimamente desviado del portal de sus contrincantes, prácticamente rozando el poste.

Sin apenas dilación, en el minuto 54, se produjo la cumplida respuesta: Gianfranco hubo de emplearse convenientemente para evitar que Borja Garcés completara una acción (que amenazaba la integridad de sus dominios).

Paulatinamente, a partir de estos lances, los madrileños creyeron más en sus capacidades. En esta tesitura, nivelaron e inquietaron con bastante insistencia.

En el minuto 59 el conjunto capitalino contabilizó un disparo, que salió por la línea de fondo, del susodicho Darío. Más tarde, en el minuto 72, era Óscar Pinchi el que mandaba un testerezo alto (al cumplimentar el bote de un córner).

El resto de disputa ya se concretó con un par de elaboraciones alternadas, sin éxito efectivo, a reseñar:

– en el minuto 75, el murciano Isi estrelló el cuero en el lateral de la red.

– en el minuto 81 disparó el habilidoso Darío y su lanzamiento no dio resultado.

– en el minuto 84, el mencionado defensa Ríos Reina sacó una falta desde un flanco, escasamente esquinada. No halló ningún rematador.

– y en el minuto 85, sin solución de continuidad y como conclusión en este aspecto de jugadas de riesgo, Gianfranco realizó una intervención ante un chute de Mollejo (desde la frontal o balcón del área).

En resumen, tras esta igualada y el equilibrio evidenciado, la resolución de la confrontación parece lógica. La repercusión material es asimismo reducida: los visitantes suman sus terceras tablas consecutivas y sus competidores “atléticos” descienden un lugar en su registro comparativo (en función de su actual puntuación en el Campeonato).

ALINEACIONES:

CLUB AT. MADRID B:

Valens; Carlos Isaac, Tachi, Víctor Ruiz, Samu; Joaquín (min. 68, Manny), Cristian, Óscar, Óscar Pinchi (min. 76, Mollejo); Borja Garcés (min. 82, Rubén Fernández) y Darío.

SD PONFERRADINA:

Gianfranco; Son, Pablo Trigueros, Jon García, Ríos Reina; Matthieu (min. 59, Isi), Óscar Sielva, Saúl (min. 61, Fran Carnicer), Dani Pichín; Yuri y David Grande (min. 72, Pablo Espina).

GOLES:

0-1 (Yuri, 8′), 1-1 (Darío Poveda, 41′).

ÁRBITRO:

El Sr. Juan Peña Varela, del Comité andaluz. Amonestó con tarjeta amarilla a Borja Garcés (min. 76), en el apartado relativo a los chicos entrenados por Óscar Fernández; y a P. Trigueros, entre los componentes del cuadro dirigido por el vizcaíno Jon Pérez, “Bolo”.

INCIDENCIAS:

Partido correspondiente a la 10ª Jornada del Campeonato de liga regular de Segunda División B, en su Grupo I, celebrado en el Campo del “Cerro del Espino” (Majadahonda). El horario matinal adoptado repercutió en que el termómetro se mantuviera en un entorno más bien bajo.

                                                                       Marcelino B. Taboada