La Deportiva continúa con su particular fiesta de principios de temporada

Especialmente su capitán el ariete brasileño Yuri de Souza semeja que se halle actualmente en estado de gracia anotadora, consiguiendo en esta ocasión un hat-trick que lo catapulta a la posición de “pichichi” de la categoría (en la Tabla individual de delanteros o atacantes, empatado a 6 tantos con el delantero de la U. D. Sanse: Sergio Castel). Un extraordinario logro para “O Fenómeno”, que parece tornar por sus fueros tradicionales.

El encuentro comenzó de una forma poco clara, sin un control de principio y tampoco con un aparente reparto de papeles. Las aproximaciones no daban fruto alguno y se malograban. Sin embargo, tras estas vacilaciones, la mayoría de opciones de alterar el luminoso provendrían del apartado concerniente a la vanguardia del cuadro local.

Transcurriendo el minuto 12, el linarense Fran Carnicer (bastante inspirado y jugador destacado esta tarde) dispuso de una oportunidad adecuada. No obstante, en su definición envió el balón por encima del travesaño.

En el minuto 15 se produjo un tiro del murciano Isi y la pelota sería repelida, con acierto, por el portero de los vigueses: Brais Pereiro.

En el minuto 17 apareció por primera vez, con cierto peligro, Yuri y mandó el cuero demasiado elevado contra el portal de los franjinegros.

Y, apenas superado el ecuador de este período de inicio, Yuri subiría una primera diana a su casillero. El extremo madrileño Dani Pichín le sirvió un pase a la espalda de un flanco de la retaguardia de los gallegos. Y, en este caso, el 10 blanquiazul utilizó toda su calidad al objeto de superar al guardameta mediante una volea inapelable.

A partir de entonces, apenas se atreverían a reaccionar sus oponentes, que tuvieron simplemente un par de retazos ofensivos en esta mitad de inicio: ante una indecisión del arquero Gianfranco Gazzaniga, Iago López desaprovechó este relativo fallo de sus rivales; y más tarde, cuando el mediocentro habilidoso Diego Diz realizó un avance salvando a algunos de sus contrincantes por la banda izquierda y frustró finalmente su brillante elaboración personal en su resolución.

En sentido inverso, en el minuto 35, el lanzamiento de una falta lateral por el especialista Ríos Reina obligó al cancerbero foráneo a intervenir.

La serie de acciones con riesgo para la meta de los auriblancos concluyó casi en el intermedio, en el minuto 44, al chutar excesivamente alto el aludido ariete Yuri.

Una vez agotado el tiempo o pausa de descanso, no mudaría apenas ni el ritmo ni el rumbo de la contienda. Pero sí que se observó la mayor incisividad y ambición atacantes por el lado de los visitantes, a corto plazo.

En el minuto 50 un disparo de Édgar salió fuera por poco. Contrarrestó esta acción el canterano ponferradino Saúl Crespo, aunque su intento no obtuvo recompensa. Y, en el minuto 62, el boucense Rodri exigió del cancerbero de los anfitriones un estupendo paradón (como respuesta inexcusable).

En el minuto 65, nuevamente la opción de marcar favorecía a los ponferradinos: en esa contingencia el jienense Fran Carnicer se significó positivamente. Proporcionó una asistencia desde la parcela derecha de su vanguardia y Yuri, muy atento, culminó acertadamente (prácticamente en boca de gol, en una postura inusual y como cayéndose al suelo). Y no solo esta combinación con riesgo frente al marco rival sumarían los bercianos, puesto que aún tendrían otras ocasiones a fin de ampliar su ventaja. A causa de esta tendencia, en lo que restaba de confrontación y a pesar de que se intuía que “la suerte estaba ya echada”, se sucedieron algunos acercamientos más por parte de los jugadores de la capital comarcal.

En el minuto 83 el cántabro Luisma Villa provocó una excelente contraprestación del portero gallego, a su requerimiento. La respuesta meritoria del guardameta Brais (que se lució patentizando una apreciable calidad, muestra de sus considerables reflejos) libraba momentáneamente a los visitantes de un mayor castigo. Y asimismo, en el minuto 87, el voluntarioso Isi ensayó un empalme (a modo de volea), sin la fortuna necesaria.

Y en el minuto 93, ya discurriendo el tramo de alargue o descuento, el agraciado Yuri lograría su perseguido triplete: situado en la frontal del área, se inventó un tiro colocado, preciso, raso y bien orientado, que se coló entre los tres palos de la portería de sus adversarios.

El once de la capital de El Bierzo, de esta guisa, culmina así una racha progresiva ascendente (que se puede prolongar en el futuro), evidenciada en estos breves apuntes, entre otros varios: es una escuadra invicta en esta campaña, en el campeonato oficial consolida cinco citas consecutivas ganando y sus números o registros resultan admirables. Sus contrarios, en cambio, ocupan el “farolillo rojo” de la clasificación, con una estadística horrenda: 0 tantos materializados en su haber y una docena en su debe.

ALINEACIONES:

SD PONFERRADINA:

Gianfranco Gazzaniga; Son, Pablo Trigueros, Míchel Zabaco (min. 39, Jon García), Ríos Reina; Saúl (min. 57, Joaquín), Óscar Sielva; Isi, Fran Carnicer, Dani Pichín (min. 72, Luisma Villa); y Yuri.

CLUB RÁPIDO DE BOUZAS:

Brais; Adrián, Vitra, Iago López, Coti; Armando, Antas; Javi Sánchez (min. 72, Yelco), Carlos (min. 53, Rodri), Diz; y Édgar (min. 66, Youssef).

GOLES:

1-0 (Yuri, 30′), 2-0 (Yuri, 65′), 3-0 (Yuri, 93′).

ÁRBITRO:

El Sr. Miguel Sesma Espinosa, del Comité riojano. Amonestó con tarjetas amarillas a Saúl (min. 8), Jon García (min. 48), Son (min. 59) y al debutante Joaquín Rodríguez (min. 63), en el bando dirigido por el técnico vasco Jon Pérez, “Bolo”; y a Antas (min. 80), en el otro bando (el entrenado por un decepcionado Jorge Otero).

INCIDENCIAS:

Partido correspondiente a la 7ª Jornada de la Liga regular de Segunda División B, en su Grupo I. Al Estadio municipal de “El Toralín”, de Ponferrada, acudieron unos 4 646 espectadores (conforme a los datos comunicados y contrastados). Sin duda, se debe calificar esta cifra de buena entrada y advertir de esta tendencia creciente en la afluencia de seguidores (animados e ilusionados con la trayectoria impecable de imbatibilidad de los suyos, acumulando 6 victorias y una única igualada en los choques disputados del Campeonato en ciernes).

                                                                  Marcelino B. Taboada