• Home »
  • ACTUALIDAD »
  • El C. B. Bembibre se mostró como un digno rival ante un “todopoderoso” C. B. Perfumerías Avenida, todavía en período de rodaje

El C. B. Bembibre se mostró como un digno rival ante un “todopoderoso” C. B. Perfumerías Avenida, todavía en período de rodaje

Y es que el plantel que dirige el técnico Lino López es amplio y bastante completo —equiparable a los de la élite continental en esta temporada y probable ganador de la Supercopa de España Femenina del presente año— aunque no se evidencie aún todo su potencial, porque los entrenamientos conjuntos se han reducido a un par (respecto a cinco de sus principales componentes) por diversas circunstancias. El entrenador de las charras utilizó así a todos sus efectivos convocados (una docena) y, además, no demandó ninguno de los tiempos muertos disponibles (exponente de las probaturas que todavía necesita experimentar).

Enfrente, un equipo teóricamente inferior (las bercianas) se empleó a fondo, con coraje y sin apenas cautelas —a base de prodigarse sin reservas, a través del recurso a un gran amor propio colectivo— y compitió con intensidad hasta el final, dejando una magnífica imagen. Rotó también Pepe Vázquez, con su decena de jugadoras, y quizá se echó de menos la presencia de una estadounidense (tras la imposibilidad de incorporar a Sasha Cedeño y la renuncia a contratar a Cassie Ourler, debido a criterios deportivos). Por tanto, con algún ajuste de última hora, parece que la competitividad de las de la villa del Boeza se halla garantizada.

Empezó el encuentro de la manera acostumbrada en estos casos, esta vez mediante la plasmación de sendos errores en la elaboración de las respectivas jugadas de ataque. Mas, tras este impasse, las contendientes azulonas castellanas (y leonesas) fueron estableciendo una cierta distancia en el marcador (4-13). A causa de esta contingencia, el técnico de las designadas anfitrionas Pepe Vázquez reclamó una pausa para impartir consignas, ante la inminencia de que la diferencia llegara a los dos dígitos (se movería posteriormente entre un 7-14 inquietante y otros registros semejantes —con la amenaza indisimulada de incrementarse— y casi alcanzaría la decena, al encestar una bandeja Silvia Domínguez). Superada esta fase en que se trataban de despegar en el electrónico las salmantinas, sus adversarias reaccionaron relativamente y, gracias a la mejora en su porcentaje de tiros triples anotados y la mudanza consistente en sacar a cancha un equipo más bien bajo en estatura, lograron acortar el atraso precedente. De todas formas, el acto de principio se decantó hacia las de la ciudad del Tormes (14-20).

El siguiente intervalo se caracterizó por la igualdad y el equilibrio. Las bembibrenses, a pesar de las sustituciones y relevos ordenados, ofrecieron resistencia a sus contrarias. La inspiración aportada por la internacional argentina Vicky Llorente, bien secundada por la alero rusa Julia Gladkova y la imprescindible (y efectiva) referencia Rosalis Silva, plantaron cara a sus contrincantes con cierto éxito. De este modo las bercianas se aproximaron, en cuanto a los registros plasmados en el luminoso y así podrían albergar, en lo sucesivo, alguna esperanza de triunfo. Así se llegaba al ecuador de la disputa y, en el momento de acceder a los vestuarios, “las espadas (deportivas) se mantenían en alto”.

Retornadas ambas escuadras al parqué, completado el preceptivo período de asueto, las chicas del conjunto ligeramente en desventaja se conjuraron a fin de luchar por la victoria. De esta guisa, no se apreció entonces sorprendente —tampoco a título de hecho extraño, ni tan siquiera llamativo— que en el tanteador se acogieran números que ilustraban unas tablas significativas: 40-40, producto de dos triples consecutivos materializados por Gladkova y Alejandra Quirante (por parte de las hipotéticamente contendientes con menores posibilidades, aunque no realmente en la ocasión en ciernes, puesto que nunca permitieron quedarse netamente rezagadas). A partir de aquí, las “azulonas” (luciendo, en esta cita, indumentaria de color albo) se apoderaron de las zonas del interior de la pintura (controlando los lances bajo los tableros) y un triple de la acertada directora de orquesta María Asurmendi las colocaba con un considerable adelanto a su favor (44-53). En consecuencia, el preparador santiagués de las “rojillas” solicitó una parada, al objeto de corregir las deficiencias observadas. En las situaciones subsiguientes a desarrollar, precisamente a través del tramo conclusivo de este cuarto, las rezagadas se pusieron a tono y apretaron los guarismos del tanteador, en primer término (51-53). Y, a continuación, acabarían de cumplimentar también su particular parcial resaltable (14 a 2), con lo cual todavía conservaban opciones de triunfo: 65-67.

Por ello pormenorizadamente, en el último acto, se constataron dos tendencias contrapuestas: una, que daba por dilucida el choque con una resolución aguardada (merced a dos triples consecutivos anotados por Silvia Domínguez y Elin Eldebrink, situando la máxima renta de las suyas en los registros del electrónico), fruto de la obtención de un expresivo parcial de 0 a 8; y la posterior o terminal, amparada en un lanzamiento atinado —más lejos de la línea de 6,75 m— de Melita Emanuel-Carr y un par de ensayos correctos de similar naturaleza —por parte de la destacada encestadora Silva—, que elevaron asimismo la tensión y contagiaron una especie de alegría desbordada en los seguidores del Bierzo Alto desplazados. El asalto decisorio aún no se había inclinado hacia lado alguno (lo ganarían las rivales regionales comarcanas por escaso margen, aunque este hito se revelaría insuficiente por lo que atañía a sus pretensiones). La suerte se decanta frecuentemente en el sentido de beneficiar a las representantes de la ciudad universitaria. Por añadidura y patentizando la suerte de las campeonas, gracias a la rigurosidad y escrupulosidad de los colegiados en la parcela ofensiva de las consideradas locales, las visitantes “perfumeras”  obtendrían una victoria ajustada: 66-71.

En resumen, esta confrontación tradicional baloncestística tradicional —que viene erigiéndose a manera de antesala del Campeonato liguero— se saldó con estupendas impresiones, fundamentalmente por lo que se refiere al modesto y consolidado club de Bembibre (que recientemente transmitía unas dudas razonables, en torno a su solvencia y posible rendimiento).

FICHA TÉCNICA (Resumen)

EMBUTIDOS PAJARIEL CB BEMBIBRE PDM (66):

Melita Emanuel-Carr (5), Vicky Llorente (14), Laura Herrera (8), Roselis Silva (17), Julia Gladkova (8) —quinteto de salida—, Tania González (-), Clara Cáceres (-), Heleen Nauwelaers (2), Alejandra Quirante (10) y Amy Syll (2).

CB PERFUMERÍAS AVENIDA DE SALAMANCA (71):

Angel Robinson (13), Elin Eldebrink (8), María Asurmendi (10), Erika de Souza (6), Chrissy Givens (10) —combinado titular—, Adaora Elonu (5), Silvia Domínguez (9), Belén Arrojo (8), Aija Putnina (-), Laura Gil (2), María Routers (-) y María Dolores García (-).

PARCIALES:

1er. C (14-20), 2º C (20-18) —34-38, al descanso—, 3er. C (17-19), 4º C (15-14).

ÁRBITROS:

Los Sres. Pinela, Esteve y Del Val. Eliminaron por faltas personales a la nigeriano-norteamericana Adaora Elonu.

LAS MVP:

En el seno de las participantes, que figuraba en calidad y posición de combinado “casera” , cabe reseñar a la aludida venezolana Roselis Carolina Silva: 17 puntos en su cómputo individual, 4 rebotes capturados, 5 asistencias proporcionadas y 21 créditos acumulados en su valoración global). Y, en lo que respecta al otro bando (en su teórica condición de oponente o foráneo), es obligado destacar a Angelica Danielle Robinson: 13 puntos en su haber, 3 rebotes rescatados, 3 pases de canasta suministrados a sus compañeras y 22 puntos totales de calificación).

INCIDENCIAS:

Partido correspondiente a la celebración del triangular (la XVIII Copa de Castilla y León), en el que se dirime el Título  autonómico de baloncesto femenino. El escenario fue el Pabellón Polideportivo “Ángel Nieto”, de Zamora, en cuyas gradas se congregaron alrededor de unos 400 aficionados.

                                                               Marcelino B. Taboada