• Home »
  • ACTUALIDAD »
  • La Deportiva tuvo que aguardar al último tercio del encuentro, en una confrontación deportiva de rivalidad intercomarcal, para imponerse ante un competitivo C. At. Astorga

La Deportiva tuvo que aguardar al último tercio del encuentro, en una confrontación deportiva de rivalidad intercomarcal, para imponerse ante un competitivo C. At. Astorga

Se esperaba una jornada apropiada a fin de observar a las dos escuadras contendientes y en fase de adaptación, en el contexto provincial, y aquilatar así los avances habidos en la pretemporada de ambas.

Realmente, se atisbó que las campañas de preparación de estos dos conjuntos leoneses van por excelentes derroteros y se continúan también ensayando, por otro lado, diversas técnicas, estrategias y tácticas, resultando además que los efectivos recientemente contratados se van integrando cada vez más armoniosamente.

El hecho de que no se produjera alteración alguna en el marcador, durante la primera mitad, fue signo evidente de igualdad, equilibrio y similar intensidad y concentración (mantenidas a lo largo de los 45 minutos de inicio). Las ocasiones de peligro enfrente de las porterías se revelaron lógicamente escasas, a pesar de los múltiples intentos de acercamiento (en cuanto al apartado ofensivo).

Las únicas opciones a reseñar y que no servirían al objeto de deshacer las tablas de inicio, aspecto que mostraban los respectivos casilleros se tradujeron en un par de oportunidades contadas, a favor de los blanquiazules. En el minuto 4, el lateral derecho Son se internó hasta casi alcanzar la línea de fondo, ensayó el denominado “pase atrás o de la muerte” buscando la presencia del brasileño (habitual capitán) Yuri y este no acertó en la definición final.

Y hubo que consumir un período amplio (hasta cumplirse el minuto 38), que se plasmó a modo de una especie de sequía de aproximaciones en ataque, en el que no se consumó ningún riesgo o posibilidad de variar los guarismos del tanteador. En este justo instante se desarrollaría una combinación en la zona de vanguardia foránea, a los efectos de poder desarrollarse una acción relevante: entonces, el anteriormente aludido delantero o ariete Yuri proporcionó un centro adecuado. Lo aprovecharía en principio su compañero, el madrileño Dani Pichín, pero su potente disparo se marchó fuera. Salvo esta incidencia, no obstante, el electrónico permanecería sin mudanza por la inexistencia de otras jugadas con apreciable peligro. 

En resumen, llegados al ecuador de la contienda deportiva todavía a dilucidar, bercianos y maragatos transmitían la sensación de haberse empleado con bastante coraje y ambición. A pesar de esta disposición loable, sus elaboraciones alternativas no trascendieron en el luminoso.

Una vez retornados los dos onces en liza, con los revelos o cambios correspondientes, apenas se notaría alguna descompensación inferida por esta circunstancia. De cualquier modo, se intuía una ligera ventaja por lo que atañía a la calidad global de la plantilla de mayor categoría y la presumiblemente inferior (teórica, aunque sin una notoria traducción práctica). Semejaba establecerse, debido a esta contingencia, una dinámica de leve superioridad en las filas de los visitantes. No obstante, solo esporádicamente (en intervalos determinados) se aproximarían estos jugadores al arco local (guardado convenientemente por los que lucían la elástica verde).

Transcurriendo el minuto 60, acaeció un avance protagonizado por el ya antedicho Dani Pichín. Este mediocentro o extremo de enlace cedió el cuero, en pos de una culminación exitosa. Se internó y, cuando se encontraba a punto de topar con el límite del campo (señalizado por la larga raya de cal), suministró un pase destinado a su probable materialización. Esta asistencia hacia atrás, por azar, no hallaría un rematador solvente, bien situado y que se pudiera beneficiar del oportuno servicio.

A casi renglón seguido, en el minuto 62, el murciano Isi se encontró con una aceptable oportunidad: recuperaría el esférico, presionando sobre la retaguardia astorgana, y lanzaría desde el borde del área. Su tiro se elevó demasiado, encaminándose por encima del travesaño.

El relativo dominio y control de los hombres de Jon Pérez, “Bolo”, continuaría durante el lapso que restaba hasta la conclusión. Fruto de esta tesitura de mejores prestaciones, serían los tantos logrados con posterioridad.

En el minuto 68, el pundonoroso Matthieu (que había pisado el césped al comienzo del segundo acto) obsequió con un estupendo envío a Dani Pichín, que decidió adecuadamente en este caso con acierto y temple ante el cancerbero local.

Este triunfo “por la mínima” reflejaba, en justicia, lo sucedido. Mas, cuando se agotaba el tiempo de disputa, el canterano ponferradino Diego Santín se inventó un chupinazo “con marchamo de obús imparable”. Su chute excepcional se coló, sin remisión, en el interior de las mallas de los anfitriones.

Y no quedando tiempo ni nada importante por añadir, precisamente tratándose del epílogo, el extraordinario lanzamiento suponía un brillante colofón de un espectáculo correcto. Y es que el mencionado trallazo, que clausuraba las no frecuentes reseñas anotadoras, se terminó este choque entre los representantes de comarcas vecinas y hermanadas (que no defraudó y agradó, en líneas generales, al respetable congregado en el Campo de La Eragudina, de la ciudad episcopal).

ALINEACIÓN (exclusivamente la suministrada por el cuadro “deportivista”, al tratarse de un partido amistoso):

S.D. PONFERRADINA:

Gianfranco Gazzaniga (min. 46, Yorgan Edem); Son (min. 85, David Lorenzo), Pablo Trigueros (min. 81, Moli), Míchel Zabaco (min. 72, Andrés), Ríos Reina (min. 81, Tato); Saúl, Dani Pichín (min. 72, Diego Santín), Fran Carnicer (min. 46, Matthieu); Pablo Espina (min. 57, Joaquín), Yuri (min. 46, Isi) y David Grande (min. 46, Keith).

GOLES: 0-1 (Dani Pichín, 68′), 0-2 (Diego Santín, 90′).

TARJETAS:

Únicamente fue necesario enseñársela a Garri (durante el minuto 51), componente del equipo entrenado por Miguel Ángel Miñambres.

Marcelino B. Taboada (extraídos los datos, principalmente, del twitter de la S.D. Ponferradina: @SDP_1922)