• Home »
  • ACTUALIDAD »
  • En un encuentro de rivalidad comarcal bastante igualado, la Deportiva no fue capaz de doblegar al C. At. Bembibre

En un encuentro de rivalidad comarcal bastante igualado, la Deportiva no fue capaz de doblegar al C. At. Bembibre

Los rojiblancos se mostraron algo superiores durante la primera parte y, en el cómputo global, ambas escuadras acumularían semejantes méritos para llevarse el triunfo en una contienda muy compensada.

Una expulsión prematura del ariete blanquiazul Yuri (cuando se había cumplido la hora de confrontación), en la segunda mitad, pudo influir en que el equilibrio entre los dos equipos en liza se mantuviera también a lo largo de todo el tiempo que restaba.

En el intervalo de principio, que se correspondió aproximadamente con el cuarto de hora inicial, los anfitriones se impusieron y desarrollaron una mejor actuación colectiva. Sus oponentes, de la otra capital-ciudad berciana, no reaccionaban adecuadamente y así los chicos de Fernando Ministro evidenciaban una mejor integración y coordinación. Resultado de este condicionante,  la diferencia de categoría no se notaba y los locales competían en ventaja –en varias facetas– con sus contrarios .

Posteriormente, los visitantes establecerían lo que sería una constante del choque y un aspecto que se transformaría en la nota esencial del partido: una lucha de poder a poder. En ningún caso, ni en fase alguna del encuentro, los bembibrenses darían su brazo a torcer. Por ello, llegados al minuto 34, se produjo una excelente asociación entre Óscar y Dani Martínez, siendo este último el que enviaba un pase en profundidad hacia Modia. El que fuera canterano de la “Ponfe” se haría con la pelota, al objeto de mandar un estupendo centro al reciente fichaje Angulo (ariete que definió a la perfección). Se estrenaba así en esta labor anotadora con sus nuevos colores.

A renglón seguido, trataría de contrarrestar relativamente esta deriva de poca incisividad atacante, impropia y sorprendente, el conjunto de Jon Pérez, “Bolo”. Fruto de esta ligera mudanza, en el minuto 37, el centrocampista murciano Isi probaría suerte mediante un potente chupinazo (que detuvo el guardameta de los anfitriones, Ivanildo, realizando una magnífica parada).

Y, sin apenas novedades añadidas, los intervinientes se tomaron el descanso necesario, puesto que la jornada supercalurosa y agobiante incitaba imperiosamente a ello.

Una vez retornados los dos once, la competencia prosiguió y los protagonistas continuaron con su tarea denodada por lograr el triunfo.

Y el que se anticipó en la plasmación de su intención (dotado de una inspiración ofensiva especial) resultó ser el mediocentro jienense de los ponferradinos, Fran Carnicer, inspirado en esta ocasión. Era el minuto 67, en el ecuador casi exacto de este acto decisivo.

Mas no duraría demasiado este empate en los casilleros respectivos, pese a que se enseñoreó de un apreciable lapso del enfrentamiento deportivo. Se adelantarían nuevamente los jugadores del Bierzo Alto puesto que, transcurriendo el minuto 86, Lucho demostraría su olfato de delantero con peligro. Se beneficiaría de un remate de Óscar Crespo, rechazado por uno de los defensas centrales de sus contrincantes, y batiría al entonces arquero de sus adversarios.

No todo estaba dilucidado y hasta el final no se podía intuir claramente quién se adjudicaría la condición de vencedor. Transcurriendo ya el minuto 87, a guisa de acertada contraprestación camino del “doblete”, el linarense Fran Carnicer volvía a poner las tablas en el marcador. Pero, en las postrimerías del período reglamentario (justo empezando a consumirse el lapso de descuento o alargue decretado, alrededor del minuto 90), Álex Marcos ‒como muestra indiciaria de ser uno de los llamados y designados, probablemente, a establecer una cierta diferencia de calidad entre los suyos cabeceó oportunamente el servicio que procedía del lanzamiento de un córner.

En definitiva, ayer en el Estadio de fútbol de La Devesa (de la Villa del Boeza) se disputó el partido casi tradicional en su versión amistosa. Esta vez, en período de preparación y pruebas, lo único destacable es la correcta participación de los componentes del bando ganador. En sentido inverso, la lesión o molestias apreciadas por Jon García, la indisposición de algún titular y, ante todo, la expulsión del capitán Yuri ponen en entredicho la labor y el espectáculo ofrecido por los foráneos. De hecho, supone este tropiezo una decepción momentánea aunque sin transcendencia real. Parafraseando, a modo de resumen preciso: “Las águilas derrotaron a los caballeros templarios”.

ALINEACIONES:

C. AT. BEMBIBRE:

Ivanildo; Tano, Samu, Guerrero, Basalo; Íñigo, Javi García; Dani Martínez, Modia, Óscar; y Jonathan Angulo. También saltarían al césped, más tarde: Jefferson, Rubén, Álex Marcos, Diego, Carlos Cruz, Óscar Crespo, Lucho y Álvaro.

S.D. PONFERRADINA:

Gianfranco; David Lorenzo, Jon García, Míchel Zabaco, Moli; Isi, Joaquín, Óscar Sielva, Matthieu; Pablo Espina y Dani Pichín. Asimismo pisarían el terreno en calidad de relevos, en diferentes instantes del encuentro, Yorgan, Pablo Trigueros, Jorge García, Fran Carnicer, Luisma Villa, David Grande y Yuri.

GOLES:

1-0 (Jonathan Angulo, 34′), 1-1 (Fran Carnicer, 67′), 2-1 (Lucho, 86′), 2-2 (Fran Carnicer, 86′), 3-2 (Álex Marcos, ~90′).

ÁRBITRO:

Protestado en momentos puntuales.

INCIDENCIAS:

La confrontación deportiva tuvo como escenario el Campo de “La Devesa”, de Bembibre, bien cuidado y en estado apto para el juego. La tarde-noche coincidió con el intervalo álgido, aproximadamente, de los días constitutivos de la denominada amplia e intensa “ola de calor” que nos viene acechando. Además ello no impidió la constancia –en el ambiente o atmósfera creada entre los aficionados– de los grandes deseos de fútbol, que se patentizaban en las ganas de presenciar un espectáculo relevante y propio de la categoría aguardada.

                                                               Marcelino B. Taboada