La Deportiva se impuso a un C.D. Barco que ofreció bastante resistencia.

En esta visita al buen combinado formado en la cabecera comarcal del sureste de Orense, representativo de la localidad cercana, con tintes de hermandad y prácticamente vecina, la confrontación se desarrolló conforme al guión típico habitual. En cuanto al club bermellón, que se encuentra encuadrado en una competitiva Tercera División gallega, se observó fundamentalmente su rodaje incipiente (aunque en apreciable progresión) y, en sentido inverso, una cierta superioridad de los foráneos. Sin embargo, los valdeorreses mostraron asimismo una actitud positiva y acorde con lo previsible en su propio feudo (la misma con la que derrotaron por 2 a 0 con suficiencia, recientemente, al C. Atlético Bembibre). Y en esta ocasión, a pesar de intentarlo, los barquenses no fueron capaces de aguantar una ligera mayor intensidad y calidad que, en algunas fases, evidenciaron los ponferradinos.

El choque se inició con una pretendida igualdad, que se difuminó prontamente en el marcador. En torno al minuto 6, se alteraría el signo de los respectivos casilleros gracias a la continuidad de la reseñable labor mantenida en la línea medular deportivista. Se plasmaba, en este caso, lo que se convertía en una elaboración personal relevante y meritoria del canterano visitante Matthieu. Este avance a resaltar proporcionó a los jugadores atacantes bercianos una magnífica opción, que aprovecharon plenamente: la jugada reseñada culminó con un centro desde la banda de la joven promesa Keith Nah, asistencia que permitió definir acertadamente a Pablo Espina y alterar el sentido del electrónico por primera vez.

El dominio y el control del encuentro, hasta el ecuador de la mitad del comienzo, correspondió esencialmente a los tradicionalmente blanquiazules. De todos modos, no era excesiva ni agobiante esta posesión de la pelota (repartida y compartida, en varios intervalos). Así, transcurriendo el minuto 29 y producto ya de la entrada un período de alternativas de juego, el especialista local Rubén García al ejecutar el golpe franco (libre directo) sorprendería al cancerbero argentino de sus oponentes, Gianfranco Gazzaniga. Y, de esta manera, retornaban a establecerse las tablas en el tanteador.

Pero este estado de cosas no duraría demasiado: en el minuto 38, un activo Matthieu (constituyéndose en uno de los pulmones de sus colores) recuperó un balón, cedió el esférico al “correcaminos” o todoterreno Keith y este fue capaz, con solvencia, de batir al guardameta de los anfitriones. Además, un poco más tarde (cuando se había cumplido el minuto 42), el interior cántabro Luisma Villa envió un pase a la espalda de la zaga de los chicos de Manolo Pérez. Lo mandó con clase, de tal forma que halló a un perfectamente colocado Isi y el experto mediocentro ofensivo murciano no perdonó.

Tras estas variaciones habidas semejaba que todo proseguiría por los mismos derroteros. Y, en parte, se confirmaría esta impresión a renglón seguido.

Volvieron ambos conjuntos de los vestuarios demostrando afán de ganar y ambición, aunque los hombres de Jon Pérez, “Bolo”, dispondrían  por tiempo dilatado de la “manija” de la disputa.

No obstante, las oportunidades apenas se sucedían y simplemente cabe destacar un imponente trallazo (en el entorno del minuto 52) chut que causó sensación puesto que se dirigía a la cruceta sin remisión, próximo a la escuadra de la portería rival de Ríos Reina. Imparable si diera con la diana, mas salía fuera del campo por escaso margen.

Quizá lo único a subrayar de la última media hora fuere la táctica ensayada, y puesta en un plano concreto, por la “Ponfe”: la presión muy arriba, justo en la parcela defensiva de sus contrarios.

Y en el minuto 91, a punto de rematar la contienda y procurando completar así el alargue concedido, Dani Pichín pudo ampliar la ventaja de los suyos. Disparó desde casi el centro del rectángulo de juego, y mandó su ensayo hacia la meta de sus adversarios. El guardamallas atinaría a despejar para orientar el lanzamiento a impactar con el travesaño. Y, en este punto, se terminó la competencia entre dos onces que lograron emplearse con denuedo y alcanzarían a colmar de satisfacción a sus respectivas actuaciones.

ALINEACIONES (exclusivamente las de la escuadra vencedora, al tratarse de un partido amistoso y por falta de información al efecto):

S.D. PONFERRADINA (1er. acto):

Gianfranco Gazzaniga; David Lorenzo, Jon García, Pablo Trigueros, Matthieu; Isi, Saúl, Luisma Villa, Keith Nah; Pablo Espina y David Grande.

S.D. PONFERRADINA (con posterioridad al descanso):

David Gómez; Son, Andrés Calvo, Míchel Zabaco, Ríos Reina; Jorge García, Óscar Sielva, Joaquín, Fran Carnicer; Dani Pichín y Yuri.

GOLES: 0-1 (P. Espina, 6′), 1-1 (Rubén Gª, 29′), 1-2 (Keith, 38′), 1-3 (Isi, 42′).

INCIDENCIAS:

El escenario de este agradable espectáculo deportivo fue el Campo de “Calabagueiros”, de O Barco de Valdeorras).

NOTA: Los deportivistas continúan con su labor de preparación de pretemporada y, debido a esta circunstancia, se desplazarán este sábado a la capital del Bierzo Alto, Bembibre, al objeto de enfrentarse al titular de la Villa del Boeza (uno de los integrantes del Grupo VIII de 3ª División) en un duelo (derbi) de ámbito comarcano.

                                                               Marcelino B. Taboada