• Home »
  • ACTUALIDAD »
  • La Deportiva continúa con sus ensayos de pretemporada, contagiando estupendas sensaciones

La Deportiva continúa con sus ensayos de pretemporada, contagiando estupendas sensaciones

En esta ocasión correspondiente al tercer encuentro de preparación (conforme al guión previsto este mes y que, como en el anterior, los deportivistas se enfrentaban a un rival de superior categoría) los anfitriones ofrecieron una imagen esperanzadora y fueron, en líneas generales, algo mejores que sus oponentes.

En sentido contrario, los herculinos no se emplearon totalmente acorde con la manera intensa que se presumía de antemano, por varias circunstancias (lesiones, contrariedades,..). Y, como nota destacada, cabe precisar el debut del zaguero grancanario David Simón (en el once entrenado por Natxo González).

El choque se inició, como suele ser costumbre, con una fase de tanteo e indefinición. Así, durante estos primeros compases, apenas hubo jugadas con peligro a reseñar. Simplemente, cumplido el minuto 8, el atacante berciano Borja Valle (titular en el cuadro foráneo) se atrevería a lanzar a puerta, acertando su envío a ir entre los tres palos pero siendo atajado con acierto por Gazzaniga.

En el minuto 17, además, un tiro “a media vuelta” de Carles Gil (jugador integrado por segunda temporada en el equipo coruñés) encontró bien situado al cancerbero argentino de los locales.

Mas, aparte del equilibrio en muchas facetas y apartados, los componentes del conjunto hoy blanquiazul trataban de mostrar un grado notable de coraje y ambición. En el minuto 18, el mediovolante cántabro Jorge García probaba fortuna con un potente chute (culminando una combinación resaltable de los suyos, en concreto apoyándose previamente en el defensa Son). Finalmente, un atento Dani Giménez conjuró el riesgo por el que pasaba su marco.

Ya después de este cuarto de hora inicial de la contienda, por tanto, se atisbaba que la disputa se dilucidaría “de poder a poder” entre ambas escuadras contrincantes.

Y las impresiones se convertirían en auténtica realidad, porque apenas se sucedieron más tarde notas relevantes a relatar: únicamente dos acercamientos amenazantes antes de llegar al período de descanso, resultando proceder ambos de la parcela ofensiva de los gallegos. Se plasmaron mediante un disparo por parte del canterano Edu Expósito, con la intención precisa y la dirección adecuada, que tuvo que despejar de puños el guardameta de los ponferradinos.

Semejaba por entonces que los veintidós participantes encararían los vestuarios sin modificar el luminoso, pero eso no acaeció gracias a la inspiración del ya mencionado Borja Valle. Fruto de una arrancada por la banda izquierda del defensor lateral argentino Dubarbier, el servicio –a modo de centro medido que ajustadamente proporcionó– era cabeceado, con éxito y de modo ortodoxo, por el delantero originario de El Bierzo (en esta tesitura, el público asistente aplaudió la magnífica acción de su paisano).

Consumado el tiempo preceptivo de la pausa de intermedio, se empezaron a realizar los relevos oportunos y disminuiría por esta circunstancia, consiguientemente, la frecuencia de las jugadas remarcables. Ello repercutiría progresivamente en una algo menor celeridad imprimida a los pases y elaboraciones colectivas (sobre todo, por el bando de los visitantes).

No obstante, los a la sazón “rojillos” fueron capaces de patentizar su clase, a través de la concretización de dos oportunidades de marcar, en el tramo o tercio más tempranero de la segunda mitad. En el minuto 50, nuevamente Borja Valle (el habitual nº 19, normalmente) se jugó “un mano a mano” frente al portero de sus competidores. Mandaría la pelota rasa y cruzada, a poca distancia del poste. Y posteriormente, en el minuto 58, nuevamente el destacado interior formado varios años en la “Ponfe” se beneficiaría de un avance en su vanguardia y ejecutaría una tijera (fabricando una especie de “volea”). El cuero se elevaría demasiado y desperdiciaría, de esta guisa, su opción.

Los chicos de “Bolo” debían responder y reaccionar en pos de retornar las tablas en los casilleros y, mostrando ciertamente este propósito irrenunciable, se empeñarían en conseguirlo en la media hora restante. Producto de esta lógica establecida en el minuto 67- el murciano Isi (“Isinho”) empataría, una vez que su asociación con el mediocentro Pablo Espina fructificó y le dejó en una posición franca y favorable.

Y, como colofón, un voluntarioso Luisma Villa ejecutó un par de lanzamientos “a balón parado”, momentos que se revelaron propicios al objeto de obtener ventaja, un triunfo que se antojaba complicado, aunque posible, para los anfitriones (debido a su calidad de especialista contrastado): en el minuto 82, materializó una falta (que le salió netamenta alta) y en la siguiente probatura, transcurriendo el minuto 84, el esférico marchó desviado (ligeramente por encima del travesaño).

En conclusión, la Deportiva está demostrando que no se amilana ante sus diferentes adversarios, incluso durante las confrontaciones en las que que se mide con clubs supuestamente con mayores plantillas (en supuesto valor conjunto) y reforzadas con últimos fichajes de conocidas figuras. Una constatación que insufla en la parroquia, siempre fiel, una alegría creciente y expectativas halagüenas. La actitud positiva evidenciada por los efectivos de esta campaña y el arrojo y coraje generalizado son dos señas de identidad a consolidar y conservar.

ALINEACIONES:

S.D. PONFERRADINA:

Gianfranco (min. 62, David Gómez); Son (min. 75, David Lorenzo), P. Trigueros (min. 75, Andrés), Míchel Zabaco (min. 46, Jon García), Ríos Reina (min. 75, Moli); Saúl (min. 62, Fran Carnicer), Óscar Sielva (min. 46, Pablo Espina), Jorge García (min. 46, Isi); Dani Pichín (min. 46, Joaquín), David Grande (min. 46, Luisma Villa); y Yuri (min. 62, Keith).

R.C.D. CORUÑA:

Dani Giménez (min. 46, Ortolá); Blas (min. 62, David Simón), Bóveda (min.62, Mujaid), Pablo Marí (Sidnei), Dubarbier (min. 62, Saúl); Álex Bergantiños (min. 62, Krohn Dehli), Guilherme dos Santos (min. 46, Diego Caballo), Carles Gil (min. 62, Pedro Sánchez); Edu Expósito (min. 62, Gaizka), Borja Valle (min. 62, Uxío) y Quique González (min. 62, Fede Cartabia).

GOLES:

0-1 (Borja Valle, 43′), 1-1 (Isi, 67′).

ÁRBITRO:

El Sr. Carlos Frey Domínguez, del Colegio berciano. Enseñó sendas tarjetas amarillas, resultando sus destinatarios respectivos Quique González (min. 34) y el capitán –y ariete de los comarcanos– Yuri.

INCIDENCIAS:

Partido amistoso, casualmente entre dos equipos de camisetas de similares colores, blanquiazules (por ello, los de la ciudad de cristal costera lucieron su alternativa equipación “rojiza”). Al Estadio municipal de “El Toralín” asistieron unos 2.500 aficionados (en su mayoría partidarios de los que portaban su tradicional vestimenta blanquiazul). Estos leales seguidores quedaron plenamente satisfechos con la labor de los suyos al término del espectáculo deportivo, agradeciéndoles su constante y permanente dedicación con una sonora ovación. Así, tras el pitido que clausuraba el encuentro, el respetable transmitió su satisfacción respecto a lo contemplado.

Al afrontar la continuación del juego, en su parte correspondiente al segundo acto, se tuvo que aguardar un corto espacio temporal (un intervalo bastante breve), por lo cual se demoró levemente su comienzo. La causa se concretó en la subsanación de una emergencia surgida entre el público presente en los graderíos: se requirió proporcionar asistencia con urgencia, “in situ”, a los servicios médicos desplazados. En coordinación, fisioterapeutas y personal sanitario socorrieron a una persona cuyo estado aconsejaba su rápida intervención.

                                                                 Marcelino B. Taboada