• Home »
  • ACTUALIDAD »
  • En un encuentro típico de preparación de pretemporada, la Deportiva mostró su superioridad ante un voluntarioso C.D. Toralense

En un encuentro típico de preparación de pretemporada, la Deportiva mostró su superioridad ante un voluntarioso C.D. Toralense

En una tarde agradable, de temperatura suave, los ponferradinos se emplearon sin demasiado coraje aunque cumplieron con el guión de un entrenamiento exigente.

El referente ofensivo de los blanquiazules, Yuri, y el centrocampista canterano Matthieu, muy activo y con una relevante vocación colaborativa, se convirtieron en los principales animadores de la tarde.

El choque comenzó con un planteamiento de prueba, desde el lado de los visitantes. Enfrente, un equipo de inferior categoría evidenciaba su diferencia de clase y calidad. De todos modos, no defraudó el cuadro gualda poniendo todo el empeño posible. Así contrarrestaba los ataques, producto de jugadas y combinaciones esporádicas de sus rivales.

El marcador se inauguraba relativamente pronto, alrededor del cuarto de disputa, cuando el ariete brasileño Yuri establecía la primera ventaja de los foráneos. Esta se incrementaría luego con cierta celeridad (y se aumentaría en lo sucesivo), tras una elaboración colectiva (de los centrocampistas atacantes) y, además, mediante nuevamente un zurdazo del 10 deportivista. En el primer momento de demostración de efectividad, en el caso de un avance conjunto y tras una adecuada compenetración, era el canterano galo Matthieu el que culminaba la acción con acierto (transcurriendo el minuto 25); y enseguida el veterano “pichichi” de la “Ponfe” (recién superado el minuto 27) colocaba ya una expresiva distancia entre los registros respectivos. De esta forma, ambos contendientes encaraban la pausa debida al descanso con un resultado bastante contundente: 0-3.

La continuación proseguiría por similares derroteros: las sustituciones o relevos no fueron capaces de alterar la deriva consolidada anteriormente. Tal vez el ritmo y la intensidad se aminoraran algo pero, aun contando con esta apreciación, todavía subirían dos tantos más al casillero del once del técnico vizcaíno “Bolo”. En el minuto 74, otra promesa de los de la capital berciana Tato efectuaba un buen disparo y batía al cancerbero de sus oponentes. Y al objeto de clausurar la racha anotadora de los vencedores, el mediocampista Saúl Crespo en el período postrero, durante la fase final– ejecutaba un tiro en posición acrobática (con un mérito indiscutible) y se estrenaba, de este modo, en su faceta goleadora.

En definitiva, se celebró esta confrontación deportiva estival y ya tradicional y, emulando ocasiones precedentes, el público congregado en los graderíos del Campo de fútbol de “La Mata” (de Toral de los Vados) proporcionó la nota festiva, de colorido y gozosa animación. Y Silvano, a pesar de su ausencia, se hallaba en la mente de muchos y otros recordaban un ascenso histórico del representante del balompié local.

ALINEACIONES:

S.D. PONFERRADINA (1ª parte):

Gazzaniga; Jon García, Míchel Zabaco, Óscar Sielva, Moli; Matthieu, Álex Lorenzo, David Lorenzo; Pablo Espina, Yuri y Diego Santín.

S.D. PONFERRADINA (2ª mitad):

David Gómez (min. 68, Pedro); Jon García (min. 60, Moli), Andrés, Son, Ríos Reina; Saúl, Isi, Jorge García; Tato, Keith y David Grande.

GOLES:

0-1 (Yuri, 15′), 0-2 (Matthieu, 25′), 0-3 (“doblete” de Yuri, 27′), 0-4 (Tato, 74′), 0-5 (Saúl, durante el tramo postrero de la competencia).

Después de este partido a los chicos entrenados por Jon Pérez, “Bolo”, les aguarda otra cita cercana, de dificultad mayor y más complicada (en cuanto a la entidad del contrincante): se trata del Real Oviedo, club que intentará el ascenso a la División de Honor, que visita este miércoles “El Toralín”. Los “carbayones” pondrán un punto de mayor competitividad e igualdad y darán, sin duda, una imagen más ponderada y precisa de la plantilla de una remozada y renovada S.D. Ponferradina (que está llamada a generar ilusión, espectáculo y grandes satisfacciones).

Imágenes: uso personal, privado y no comercial.

                                                                   Marcelino B. Taboada