• Home »
  • ACTUALIDAD »
  • En un encuentro con el que clausuraba su aciaga Temporada, la Deportiva jugó bien, venció y convenció

En un encuentro con el que clausuraba su aciaga Temporada, la Deportiva jugó bien, venció y convenció

El choque comenzó con la típica pugna de ambas escuadras por hacerse con el ritmo de la contienda y el dominio de la pelota. Durante este lapso temporal más bien corto solamente cabe resaltar la plasmación real de la primera ocasión, cuando el centrocampista visitante Andy probaría fortuna con un lanzamiento desde fuera del área. El guardameta Codina respondería adecuadamente, despejando el balón a saque de esquina.

A partir de entonces, paulatinamente, los foráneos se irían apoderando de la manija de la disputa. Sin embargo, las siguientes opciones cayeron del lado de los locales por partida doble: transcurriendo el minuto 23, Juanma mediante un cabezazo y Quero, a renglón seguido, no fueron capaces de acertar.

Continuando los hoy “amarillos” con su mejor disposición sobre el césped, en el minuto 29, alcanzarían su primera y ya merecida diana: el escurialense Cidoncha se benefició oportunamente de un estupendo servicio proporcionado por Iago Díaz desde el flanco derecho, adelantándose con éxito a la zaga e introduciendo ipso facto el esférico (que le llegaba a ras de suelo) hasta el fondo de la red.

A lo largo de la fase inmediatamente posterior los fuenlabreños intentaron contrarrestar el control ejercido por sus rivales, aunque sin el resultado apetecido. Aún así, en el minuto 34, un envío de Juanma bien pudo colarse en las mallas. Y, prácticamente sin pausa, también se desarrolló una acción con doble oportunidad para los anfitriones: primero era Ismael quien mandaba un disparo muy lejano contra el marco defendido por Mandaluniz que intervino convenientemente, rechazando el cuero‒ y, posteriormente, Juanma no se mostró atinado en la definición final.

Asimismo, para completar la serie de peligros creados en esta tesitura por los madrileños, cabe reseñar la destacada intervención realizada por el cancerbero de sus adversarios: desvió un disparo peligroso de Cristóbal y, en una segunda aportación amenazadora, Juanma orientó su tiro con un marchamo ligeramente errado (hacia cerca del poste).

Con la ineficacia anotadora y la falta de pegada de la escuadra del sur de Madrid, no extraña lo que sucedió algo más tarde. En el minuto 38, el debutante y canterano deportivista Diego Santín ‒que había recibido previamente un servicio de su compañero Iago Díaz, ubicados ambos en las proximidades del balcón del área‒ puso una mayor distancia en el tanteador, al lograr batir al guardameta de los madrileños.

El resto de esta mitad de inicio se convirtió en una confrontación equilibrada, con sendos ensayos respectivos: en el minuto 41, Hugo Fraile buscó su mejor suerte desde el exterior del área pero su chute se fue elevado; y en el minuto 43, en sentido opuesto, el sevillano Juan Carlos Menudo se internó por la banda derecha con su proverbial habilidad, centró con picardía pero Codina neutralizó el aparente riesgo para su marco (situado en el primer palo).

Una vez retornados los dos conjuntos de los vestuarios, nada mudó en principio. Y, de este modo, se intuía una conservación de la cómoda ventaja de los foráneos.

En el minuto 48, nuevamente la “Ponfe” demostraba su estadio de gracia y su vocación ofensiva. Menudo ejecutaba una falta, en una posición aceptable para sus singulares características, y se encaminaría su concreción ‒por un margen reducido‒ por encima del travesaño.

Discurría el enfrentamiento con bastante deportividad mas sin favorables augurios para los azulados y, en el minuto 51, nuevamente el insistente Vicente marraba en un lance aprovechable.

No obstante, con estos mimbres, los bercianos se encontraban a sus anchas e incluso se empezaban a gustar plenamente.

En el minuto 52, el correoso Menudo disparó desde el mismo borde de la frontal del área y Codina, efectuando un movimiento que demostraba sus excelentes reflejos, rezachó el balón con el pie. Y en idéntica dirección, en el minuto 62, Iago Díaz remató raso desde las inmediaciones del área de sus oponentes y su envío lo neutralizó el arquero Codina.

El tiempo se iba consumiendo sin la consiguiente mudanza en el control de la parcela ancha del terreno. Los jugadores del Fuenla no hallaban la forma de revertir la situación, a pesar de conjurarse a fin de lograrlo.

En el minuto 62 ‒acto seguido y en una estrategia de contraataque tras el último avance ponferradino‒ Arruabarrena conectó un testerazo, culminando un centro medido proveniente del costado diestro de su delantera. Y, en el minuto 66, Vicente cabeceó a fin de finalizar una combinación de la vanguardia del cuadro de la conurbación de Madrid.

Y en el minuto 72, a fin de establecer la ventaja decisiva, Andy se inventó su “chance” y se aprestó a transformar un lanzamiento “a balón parado”. Su zapatazo se dirigió por un hueco de la barrera y sorprendió al portero de sus contrincantes.

Se atisbaba, con razón, que esta tarde los chicos de Eloy Jiménez estaban negados incluso frente incluso la posibilidad de obtener el gol de la honra. Y, de esta manera, se verificó esta impresión puntualmente.

En el minuto 83, Vicente reiteraría su enemistad o mal fario respecto al gol. Y en el minuto 92, como colofón que ratificaba una derrota abultada, ni Dioni (de cabeza) ni Vicente conseguirían inaugurar sus cuentas particulares (este último, ante una magnífica reacción de Mandaluniz).

En resumen, la Deportiva despide esta campaña de forma titubeante: con una victoria clara tras una andadura negativa y contabilizando los cinco encuentros anteriores sin ningún triunfo. Sin embargo, insospechadamente, otros cuadros modestos en liza (recién ascendidos) se han encumbrado en la Tabla. Aún así, esta constatación no sirve en cuanto a sus contrarios en esta cita (con una trayectoria condicionada por una relativa progresión creciente en los años precedentes), que descienden a la tercera plaza de los integrantes de los “play off” de ascenso.

Este desenlace de clausura muestra que la deriva de ciertos conjuntos (que partían a priori con la vitola de favoritos) les ha ubicado –en el seno de una clasificación general de la liga regular en nuestro grupo– en un lugar calificable como mínimo de sorprendente o decepcionante.

ALINEACIONES:

CF FUENLABRADA:

Codina; Jaume, Vicente, Cata Díaz, Armando (min. 15, Juanma Marrero); Ismael (min. 46, Dioni); Iribas, Arruabarrena (min. 79, Yaw), Cristóbal, Hugo Fraile; y Quero.

SD PONFERRADINA:

Mandaluniz; Fernando Román, Jon García (min. 74, Javi García), Ríos Reina; Menudo, Andy, S. Cidoncha, Jorge García; Guille Donoso (min. 89, Matthieu), Diego Santín (min. 84, Torra) y Iago Díaz.

GOLES:

0-1 (Cidoncha, 29′), 0-2 (Diego, 38′), 0-3 (Andy, 72′).

ÁRBITRO:

El Sr. Álvaro Varón Aceitón, del Comité balear. No enseñó tarjeta amarilla alguna.

INCIDENCIAS:

Partido correspondiente a la XXXVIII Jornada la postrera del Campeonato de liga de Segunda División B, en su Grupo I, cuyo escenario fue el Estadio “Fernando Torres” de Fuenlabrada.

NOTA:

Circula el rumor, con visos de noticia, de un virtual alejamiento entre el capitán carismático del primer equipo de la comarca ‒Yuri‒ y el actual técnico. Esto “pinta mal”, a la hora de analizar lo ocurrido a través de una infausta participación deportiva (competencia que se acaba “con más pena que gloria”, tanto en el plano relativo a la afición como por lo que afecta a las expectativas albergadas por los responsables del club).

                                                                 Marcelino B. Taboada