La Deportiva se despidió, ante su afición, de la peor manera posible

Tras esta abultada derrota justamente encajada en su cancha, el primer equipo ponferradino da por clausurada una aciaga temporada, por lo que respecta a los encuentros disputados en su propio feudo, con un final desastroso y poco amenizado tras una vergonzante actuación contra un rival mucho más motivado.

Y es que, partiendo a priori los bercianos como uno de los máximos favoritos al ascenso, el conjunto representativo de la cabecera comarcal ha tenido que aguardar hasta la penúltima cita de la competición a fin obtener su salvación de la hipotética “quema” (descenso de categoría).

El choque comenzó con una superior intensidad y ganas, evidenciadas fundamentalmente en las filas deportivistas. Esta circunstancia se observó a lo largo de aproximadamente el cuarto de hora inicial de la contienda.

En el minuto 13 el brasileño Yuri, situado al acecho en el segundo palo, estuvo a punto de inaugurar el marcador. Su remate, en una posición escorada y nada fácil, no alcanzó su objetivo y fue a impactar con el lateral de la red.

Sin embargo, el que sí acertaría totalmente fue el mediocentro toledano Muriel. Transcurriendo el minuto 16, realizó un lanzamiento desde el flanco derecho de su ataque buscando la escuadra del lado inverso del portal de los locales. Su envío resultó prácticamente imparable para el cancerbero David Gómez.

A partir de esta alteración en el electrónico, los anfitriones reaccionaron de un modo matizado, levemente y sin excesivo coraje.

En el minuto 27 nuevamente Yuri, el “pichichi” del cuadro berciano, mandó un tiro a puerta, con su habitual maestría. No obstante, su pretendida genialidad fue contrarrestada por el guardameta Jon Ander. A la postre y con su cooperación, la pelota sería escupida por el travesaño.

El tiempo restante iba discurriendo más bien sin apuro alguno para cualquiera que fuere de los dos bandos en liza hasta que, alrededor del minuto 40, un testerazo conectado por el central Álvaro Moreno se encontró en su trayectoria con la oposición de un defensor (que rechazó el cuero).

Tras el obligado paso por los vestuarios semejó, en un intervalo relativamente corto, que los chicos de Carlos Terrazas se decidirían a procurar dominar el ritmo y la cadencia del juego. Pero, definitivamente, esta intuición no se confirmó con posterioridad.

En el minuto 51, fruto de un plus de impulso proporcionado en el comienzo de este segundo acto por el once que pugnaba en pos del empate, el madrileño Sergio Cidoncha logró la justa y esperada igualada. Gracias a un buen centro de Andy, consiguió cabecear y mandar el esférico al fondo de las mallas. Su acción culminó exitosamente un lance con apreciable suspense: la pelota tomó mansamente una dirección algo titubeante y se introdujo con considerable placidez en las mallas.

Una vez puestas las tablas en todo lo alto, la confrontación se convirtió en un “toma y daca” con fases algo carentes de orden y concierto. En esta tesitura y producto de unas facilidades otorgadas por los que se mostrarían después con ciertas deficiencias constatables (los jugadores de la “Ponfe”), sus contrincantes se llevarían “el gato al agua” y los tres puntos imprescindibles para sus aspiraciones de permanencia.

A pesar de que un poco más tarde se ha de reseñar un chute especialidad de Menudo desde el exterior del área que no entró en el arco de sus adversarios, al efectuar el meta una intervención notable (despejando el balón oportunamente), el once comarcano no era apenas capaz, en cambio, de crear peligro en su parcela ofensiva.

Con este condicionamiento inhabilitante de los del Bierzo, en el minuto 73, el recién incorporado a modo relevo Sergio García alcanzaba a poner nuevamente en ventaja a los suyos. Le ganaba la espalda a la retaguardia contraria y definía perfectamente.

Sin excesivo margen temporal de por medio, en el minuto 80, los verdes establecían ya una diferencia apreciable, casi insuperable. Charly, en esta ocasión, recuperó el esférico con agilidad y fortuna y solamente tuvo que enfrentarse al portero en una apuesta bastante favorable.

A partir de aquí, los que se adivinaban perdedores trataban ya exlusivamente de agotar sus escasas opciones sin que les sonrieran los nefastos hados. De este modo, en el minuto 82, el murciano Isi ejecutó un disparo que se fue ligeramente por encima del larguero.

A los efectos de cerrar el envite, el canario y ex-blanquiazul Héctor Figueroa se vio obsequiado plenamente, al conseguir la diana decisiva y que ampliaba –aún en mayor medida– la distancia entre los respectivos casilleros. Atento a la jugada y contando con la pasividad de la zaga, se apoderó de una pelota que había estrellado precedentemente Sergio García en el poste. Su olfato de artillero se demostró sobradamente en este caso.

En el minuto 86, un pundonoroso (en un intervalo caracterizado por el descontento, desánimo y descoordinación de su escuadra) se reiteró en su nula efectividad: volvió a orientar su tiro hacia el palo largo.

Y, en el período de alargue, David Gómez completaría el paradón de la tarde (neutralizando la pretensión de Héctor Figueroa e impidiendo que el luminoso señalase una escandalosa “manita”, endosada a sus antiguos compañeros).

En resumen, quedan demasiados días que servirán de reflexión y análisis al objeto de adoptar propuestas de enmienda y un proyecto atractivo de futuro. La campaña, prometedora de principio, se transformó posteriormente en todo un fiasco indisimulado. Y un cúmulo de errores a enmendar coadyuvaron cumulativamente en este sentido, patentizando con suma nitidez los errores no enmendados en plazo, por lo que no conviene en el devenir próximo ni repetirlos ni imitarlos.

ALINEACIONES:

S.D. PONFERRADINA:

David Gómez; Jon García, Álvaro Moreno, Ríos Reina; Menudo, Saúl (min. 59, Jorge García), Cidoncha, Andy; Guille Donoso, Yuri y Iago Díaz (min. 69, Isi).

C.D. TOLEDO:

Jon Ander; Aldalur, Ismael Castro, Toño Vázquez, Obed; Usero; Jonathan Montiel (min. 78, Echaide), Charly, De Lerma, Romagnoli (min. 58, Sergio García); y Ayub (min. 68, Héctor Figueroa).

GOLES:

0-1 (Jonathan Montiel, 16′), 1-1 (S. Cidoncha, 51′), 1-2 (Sergio García, 74′), 1-3 (Charly, 80′), 1-4 (Héctor Figueroa, 84′).

ÁRBITRO:

El Sr. Diego Valdés Díaz, del Comité asturiano. Amonestó con sendas tarjetas amarillas a Israel Castro y Héctor Figueroa, entre los futbolistas del club la ciudad imperial; y a Saúl (min. 23) y Yuri (min. 61), pertenecientes al bando de sus oponentes.

INCIDENCIAS:

Partido correspondiente a la XXVII Jornada del Campeonato nacional de liga de Segunda División B, en su Grupo I. En sesión vespertina y en un ambiente agradable y con una temperatura ideal, en el Estadio municipal de “El Toralín”, se congregaron unos 2.710 espectadores (conforme al recuento oficial). En los prolegómenos del enfrentamiento deportivo se guardó un minuto de silencio, en memoria de D. Manuel Álvarez Cortés (fallecido en el curso de estas cercanas fechas antecedentes, concretamente el día 26 de abril).

                                                                   Marcelino B. Taboada