• Home »
  • ACTUALIDAD »
  • “Negra”, “carnicera”, “de izquierdas”: el uso poco inocente de los adjetivos en las informaciones sobre Ana Julia Quezada.

“Negra”, “carnicera”, “de izquierdas”: el uso poco inocente de los adjetivos en las informaciones sobre Ana Julia Quezada.

La detención de Ana Julia Quezada como presunta autora de la muerte del pequeño Gabriel ha desatado comentarios –y titulares– que destacan su sexo, su color de piel o su filiación política.

Federico Jiménez Losantos ha vinculado el tema con las manifestaciones del 8 de marzo y ha lanzado un dato falso para asegurar que las mujeres matan a niños más que los hombres.

Los datos señalan que los hombres quintuplican la tasa de homicidios y asesinatos con respecto a ellas.

Jesús Travieso, 12/03/2018.

“Pido que no se extienda la rabia, que no se hable de la mujer detenida y que queden las buenas personas”. Este mensaje es el que ha lanzado Patricia Ramírez, la madre de Gabriel, solo un día después del hallazgo del cadáver de su hijo y de la detención de la actual pareja de su exmarido como presunta autora del asesinato. Pero la mayor parte de los medios y un gran número de personas que han comentado lo sucedido en redes sociales se adelantaron al mensaje de moderación de Ramírez. El odio y la venganza se han desatado contra Ana Julia Quezada, la arrestada, y no solo por su posible implicación en el crimen.

Poco después de que se conociera que la madrastra del niño había sido detenida tras ser sorprendida con el cadáver en el maletero de su coche, empezaron los comentarios despectivos sobre Ana Julia en redes como Twitter o Facebook (la búsqueda de la palabra “negra” en Twitter es solo un ejemplo). Unos mensajes de contenido racista y machista que han acabado protagonizando los enfoques de algunos medios y de sus columnistas.

Los bulos y la desinformación también se han difundido con rapidez. El más llamativo es el de una cadena de WhatsApp en la que se asegura que, si un mensaje se reenvía miles de veces, la acusada tendrá “una condena de 20 años”. Pero las penas de cárcel no van a cambiar por muchas veces que se reenvíe.

Otro de los ejemplos de esa desinformación, en este caso xenófoba, es la petición de firmas a través de una plataforma para que Quezada cumpliese su condena en su país natal si fuese condenada por la muerte de Gabriel. Y que ya ha logrado el apoyo de más de 218.000 personas.

El impulsor de la campaña justifica su llamamiento en que, si es encarcelada en España, “se encontrará con el confort de las cárceles españolas”. ¡No es justicia que, además, tengamos que mantenerla con nuestros impuestos!“, añade.

Losantos vincula el 8M con el caso

Una vez más, Federico Jiménez Losantos ha liderado esta corriente de odio por partida doble. Un crimen contra un menor que ha aprovechado para vincular a las proclamas de la jornada de movilización feminista del 8 de marzo. “El pasado día 8 las más conspicuas publicistas del sexismo feminista, y los periodistos feministos que cumplen condena de género, han repetido infinitas veces que la violencia es cosa del heteropatriarcado machista y criminal. Vamos, que son cosa de hombres y sólo de hombres todas las manifestaciones violentas”, escribe el locutor de radio en El Mundo.

En una columna cargada de ironía, Losantos escribe que “en la España actual las mujeres no matan, y si lo hacen es por una buena razón: vengarse del hombre asesino, aunque el muerto no hubiera matado una mosca”. Más allá del sarcasmo, el presentador de Es la mañana en EsRadio tiene razón: el número de hombres que comete homicidios quintuplicó en 2016 al de mujeres, según datos del INE. En años anteriores, el número de crímenes de este tipo era incluso mayor entre un género y otro.

La otra gran mentira de Losantos

Jiménez Losantos asegura en su columna que existe una estadística “según la cual de los 23 asesinatos de niños de este último año, 16 los cometieron las madres”. El columnista de El Mundo no menciona fuente alguna de ese dato.

La única referencia que existe es una noticia de Lainformación.com, de 2016, en la que se cita como responsable de ofrecer esas cifras a la Federación Andaluza por la Igualdad Efectiva (FADIE). A preguntas de eldiario.es, esta asociación matiza que ese dato es de 2010 y que fue difundido por “la anterior dirección de la Federación. También aseguran que no saben de dónde se extrajeron esos números.

Según datos de 2015 facilitados por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), nueve menores murieron a manos a de sus padres o de las parejas de éstos. En total, cuatro de los crímenes fueron cometidos por una mujer, tres por un hombre y los otros dos fueron responsabilidad de los dos miembros de la pareja. De las condenadas, dos de ellas lo fueron finalmente por homicidio imprudente, lo que deja un saldo de cuatro hombres condenados frente a tres mujeres.

De “la negra” a “activista de izquierdas”

El discurso de moderación de Patricia Ramírez, en el que también ha reclamado que no se utilice la muerte del niño en las redes o que se cuelguen fotos de la arrestada, llegó demasiado tarde para algunos medios. Su color de piel, su género y hasta sus supuestas ideas políticas han protagonizado titulares para describir su condición de acusada del asesinato.

Titulares como “La ‘negra’ madrastra de Gabriel” o “Es una activista de izquierdas que apoyó los disturbios de Gamonal” se han podido leer en medios como ABC y OkDiario. “Ana, la carnicera de Burgos…”, titula El Español al hacer una semblanza de la detenida. El caso es que la palabra, que tanto juego da por su doble sentido en relación con el asesinato, no se vuelve a mencionar en la información. Otros medios recogen que la mujer trabajó durante un tiempo en una carnicería en Burgos.

Además, en otra pieza, se entrecomillan supuestas frases del niño hallado muerto, en las que se asegura que él rechazaba la presencia de su madrastra y la relación con su padre. Y se ha publicado que la acusada no “soportaba al niño”.

En El Correo de Burgos también se ha informado sobre un supuesto “turbio pasado” de Ana Julia Quezada: la muerte de una de sus hijas en 1996, un caso que se cerró como muerte accidental y que la policía está revisando. El otro caso en el que apoya esa información es en una denuncia por robo de joyas y movimientos dudosos de los hijos de una expareja que tuvo en Burgos.

Imágenes: uso personal, privado y no comercial.