NOTA DE PRENSA (Asociación Sociocultural “La Meda”)

La Asociación LA MEDA se defiende de las acusaciones de la Subdirectora de la Escuela de Ingeniería Agraria y Forestal.

Ante las declaraciones de la Subdirectora de la Escuela de Ingeniería Agraria y Forestal del Campus de Ponferrada, Flor Álvarez Taboada, esta Asociación manifiesta lo siguiente:

Apoyamos el desarrollo del aprovechamiento de biomasa, no la especulación.

Desconocemos en qué se basa la subdirectora de este Campus para acusarnos de oponernos a la incineradora de Cubillos del Sil –por desconocimiento del uso de la biomasa– y afirmar, por otra parte, que nosotros desacreditamos su uso de forma genérica.

Tampoco comprendemos su apoyo a la incineradora y, al mismo tiempo, reconocer su desconocimiento de los detalles técnicos del proyecto.

El intento de implantación de esta incineradora puede ser muy didáctica en la Universidad (como ejemplo de los riesgos que supone la especulación con los recursos naturales) pero no para una defensa apriorística y basada en una falta de análisis circunstanciado y en profundidad. En los aspectos forestales, además de que no existe ninguna legislación en Castilla y León que garantice la sostenibilidad de la biomasa y su uso subordinado a las exigencias de la industria maderera (lo que en Escandinavia en su día provocó la deslocalización a países del este de sus empresas), el Gobierno autonómico apoya una incineradora que supera el doble (50Mw) del límite superior establecido por el Plan de la Bioenergía de Castilla y León (25 Mw.), previsto “para evitar daños contra los recursos”. Por otro lado, se subvenciona su uso justificándolo en la lucha contra el cambio climático y, a la vez, el Estudio de Impacto Ambiental propone el transporte de biomasa para su incineración (con el consiguiente incremento de emisiones), incluso desde Portugal. Pero estos son solo algunos de los aspectos especulativos, en cuanto a los recursos naturales y el comercio de CO2.                                                        

En definitiva, sería interesante que se informara asimismo de los riesgos contra la salud de las personas que puede provocar una incineradora de estas características, proyectada en un lugar que reúne pésimas condiciones atmosféricas y de contaminación. Porque de los contados estudios de fondo y de los datos epidemiológicos se deduce que estas poblaciones, históricamente castigadas por el alto grado de polución ambiental ya endémica y las radiaciones electromagnéticas, presentan un índice anormal en determinadas patologías.                                                                 

Elvio Rodríguez Bardón, Presidente de la Asociación Socio-Cultural LA MEDA.