• Home »
  • ACTUALIDAD »
  • España admite haber trabajado “intensamente” para que Panamá saliera de la lista de paraísos fiscales de la U.E. (www.eldiario.es)

España admite haber trabajado “intensamente” para que Panamá saliera de la lista de paraísos fiscales de la U.E. (www.eldiario.es)

El secretario de Estado de Cooperación Internacional para Iberoamérica y El Caribe aseguró que España intermedió para lograr la salida de Panamá de la lista negra de países que no colaboran para evitar el fraude.

Un portavoz del Consejo Europeo afirma que “de ninguna manera” puede confirmar esta mediación, ya que eso “implicaría que hay algo que negociar”.

Varios grupos parlamentarios van a preguntar al Gobierno por este episodio en el Congreso.

Marina Estévez Torreblanca, 30/01/2018.

Hay un relato algo discrepante sobre el papel de España en la reciente salida de Panamá de la lista negra de paraísos fiscales de la Unión Europea (UE). Un alto cargo del Gobierno español ha asegurado que el país medió para conseguir que Panamá fuera excluida del listado. Pero un portavoz oficial del Consejo europeo ha afirmado a este diario que “de ninguna manera” puede confirmar dicho extremo, ya que eso “implicaría que hay algo que negociar”.

“La elaboración de la lista es un proceso objetivo basado en criterios objetivos. Esto no deja lugar a la ‘mediación’ en ningún sentido que implique negociación”, afirma el Consejo, que en todo caso insiste en mantener ocultos los compromisos a los que ha llegado Panamá para pasar a la “lista gris”. En ella se incluyen 55 países que, sin cumplir con los estándares europeos de transparencia y colaboración fiscal, han mostrado propósito de hacerlo.

Tras conocer esta advertencia del Consejo, fuentes de la Secretaría de Estado de Exteriores han matizado en declaraciones a eldiario.es las palabras del secretario de Estado de Cooperación Internacional para Iberoamérica y el Caribe, Fernando García Casas. La semana pasada aseguraba en una entrevista: “Nos pareció que (la inclusión en la lista) era un fórmula injusta y a través de los mecanismos de la Unión Europea hemos insistido mucho para sacar a Panamá.

Ahora Exteriores dice que la mediación se ha dado sobre todo con Panamá, a la que se le ha “ayudado a comprender” lo que le pedía Europa, a través de contactos en embajadas y en conversación telefónica del ministro de Hacienda –Cristóbal Montoro– con su homólogo panameño. También se han aplicado en explicar en la UE los avances de Panamá en materia tributaria. Afirman que España ha trabajado “intensamente” en el asunto.

Varios grupos parlamentarios tienen intención de preguntar al Gobierno por el asunto de esta presunta mediación española para favorecer a un país acusado en reiteradas ocasiones de no cumplir los estándares mínimos de colaboración para evitar el fraude y la evasión fiscal y que se situó en el centro de la polémica con la publicación de los Papeles de Panamá“. Panamá es el último gran reducto que sigue permitiendo la ocultación de fondos en paraísos fiscales”, dijo hace algo menos de dos años el secretario general de la OCDE, Ángel Gurría.

Las instituciones europeas decidieron incluir en diciembre a Panamá en su lista de paraísos fiscales por su exigua carga fiscal y su esquema opaco de fundaciones. Esto despertó la indignación del país centroamericano, hasta el punto de que llamaron a consultas a su embajador en la UE. Al final han durado poco más de mes y medio.

Una petición en Ciudad de La Antigua

La supuesta mediación de España se gestó en parte en la II Reunión de Ministros de Relaciones Exteriores de la Conferencia Iberoamericana, celebrada el 7 de diciembre en Guatemala, solo dos días después de que el Consejo de la UE aprobara su lista. En dicho foro, la canciller panameña, Isabel de Saint Malo de Alvarado, expresó su desacuerdo con la decisión de Bruselas ante los países comunitarios presentes (España y Portugal). El ministro de Asuntos Exteriores español, Alfonso Dastis, participó en la reunión. “La inclusión en la lista europea era un tema que necesariamente tenía que estar sobre la mesa en el encuentro de los ministros en Guatemala, como en todos nuestros contactos bilaterales”, afirma la Secretaría de Estado de Exteriores.

Admiten que “la decisión de incluir o sacar a Panamá de la lista de jurisdicciones no cooperativas de la UE corresponde a toda la UE. Pero España ha escuchado las razones de Panamá y se ha puesto a su disposición para ayudarle a comprender lo que se pedía desde Europa y a alcanzar el nivel de compromiso necesario”. Añaden que “este apoyo se ha dado porque se han verificado el cumplimiento de las condiciones y compromisos que la UE pedía de Panamá para sacarla de la lista”.

Preguntado un portavoz del Consejo Europeo por “los mecanismos de la Unión Europea a través de los cuales España pudo “insistir” en que Panamá debía dejar de ser considerado un paraíso fiscal, éste responde: “No niego que un Estado miembro pueda tener canales diplomáticos con un país tercero que pueda facilitar la comunicación con ese país, de manera que pueda conducir a un cumplimiento más rápido de los criterios fiscales de la UE. Pero no puedo confirmar de ninguna manera que el Gobierno español haya ‘mediado’ para sacar a Panamá de la lista”.

Según asegura el portavoz del Consejo (donde se integra el conjunto de los países miembros de la UE), Panamá recibió el año pasado una carta reclamándole compromisos “a un alto nivel político” para reformar sus políticas fiscales y “resolver las preocupaciones” de la UE. Como Panamá no respondió “de una manera satisfactoria y a tiempo” para el Consejo que se celebró el 5 de diciembre, fue incluido en la ‘lista negra’, en la que se arriesgaba a recibir sanciones de los Veintiocho.

“Aunque no puedo describir el caso de Panamá con más detalle (el Consejo sigue sin publicar lo que han prometido las naciones “indultadas”), puedo confirmar que el compromiso que se les había reclamado fue cumplido, como pudieron comprobar los expertos de los Estados miembros. Esto fue lo que permitió sacar a Panamá de la lista el 23 de febrero”, zanja el Consejo.

También abandonaron el grupo Corea del Sur, Túnez, Emiratos Árabes Unidos, Mongolia, Macao, Granada y Barbados. Se mantienen en él Santa Lucía, Trinidad y Tobago, así como Bahrein, Guam, las islas Marshall, Palau, Samoa, Samoa Americana y Namibia.

Varios grupos parlamentarios van a pedir explicaciones

El portavoz de Hacienda de Ciudadanos, Francisco de la Torre, recuerda las palabras de Ángel Gurría sobre Panamá como refugio fiscal y también cómo España decidió sacar al país centroamericano de su propio listado en época de Zapatero para que las empresas españolas pudieran optar a las obras del Canal. De la Torre, inspector de Hacienda en excedencia, afirma que sus fuentes en la inspección y en el Banco de España le aseguran que Panamá sigue sin colaborar de forma efectiva para evitar la evasión.

En su opinión, y en cumplimiento de su acuerdo de investidura con el PP, el Gobierno no debería presionar para que el país centroamericano salga de la lista negra de la UE, sino todo lo contrario. “Nos preocupa especialmente porque en el caso de Panamá hubo regularizaciones masivas de capitales ocultos que pagaron muy poco a Hacienda en la amnistía fiscal”, dice De la Torre, que pretende interesarse por este tema con alguna pregunta al Gobierno en el Congreso.

Por su parte, el portavoz de Unidos Podemos, Segundo García, lamenta que “al parecer, se está volviendo a mercadear con el control de los paraísos fiscales como se hizo en la época de Zapatero. A su juicio, la nueva legislación aprobada por Panamá no evita la baja imposición de la isla, de manera que no permite alcanzar una tributación similar a la media de los países de la UE.

Sobre la supuesta “mediación” de España, cree que “de confirmarse esta información sería muy grave”, ya que a pesar de la insistencia del Congreso a través de las iniciativas aprobadas en el Congreso, el Ministerio no solo no impulsa medidas adicionales para luchar contra los paraísos fiscales, “sino que colaboran con ellos para que puedan seguir operando”.