LA COMPETITIVIDAD ORAL ENTRE LOCALIDADES

Digital StillCamera

COMPETENCIAS ORALES ENTRE LOCALIDADES BERCIANAS.

por Javier Lago Mestre.

Colectivo cultural Fala Ceibe do Bierzo.

falaceibe@yahoo.es

La memoria colectiva nos recuerda que los diversos territorios han competido entre sí. Es el caso pasado y actual entre León y El Bierzo. Pero esto mismo acontece entre las distintas comarcas, valles o localidades. En esta ocasión veremos algunos ejemplos referidos a nuestra región berciana.

Durante la Edad Moderna pervivió la jurisdicción conocida como Real Valle de Ancares, gobernada por el corregidor de Ponferrada. Pues incluso hoy se puede oír a sus vecinos el dicho local, “por el Alto de La Cruz no se pasean chavales, lo recorren buenos mozos del Real Valle de Ancares”. Manifestación clara del orgullo colectivo por la identidad histórica ancaresa.

Villafranca fue durante siglos la capital del marquesado. Las localidades de este amplio territorio sufrieron en muchas ocasiones los excesos centralistas. De ahí que el imaginario oral recoja numerosas referencias competenciales. “Vilafranca xente franca, Columbrianos os marranos, Fontesnovas os raneiros, A Válgoma pellexeiros, Cortigueira matiegos, os de Cueto cutarales, os de Cabanas cocheiros”.

 

Digital StillCamera

Otro tanto sucede con Ponferrada, capital de la provincia de El Bierzo, durante la Edad Moderna. Con Molinaseca hubo varios pleitos por los límites territoriales. La conflictividad se manifiesta, “Ponferrada se quema, Molina llora porque no se ha quemado la villa toda”. También se miraba con cierta superioridad a sus aldeas vecinas, “ahí viene la Encina, ahí vienen los fuegos, ahí vienen los tontos de todos los pueblos”.

Bembibre, como capital del señorío de Alba de Liste, no se libra de las competencias locales con los pueblos dependientes. “Dos de Bembibre que Dios nos libre, e os de San Román por ahí se van”. Y las localidades de la contorna muestran su orgullo vecinal, “en Folgoso mata el oso, en Boeza la potrada, en Igueña los zaratos, en Colinas gente honrada”.

Otra villa de señorío fue Toreno y posteriormente capital de municipio. Las competencias territoriales entre los pueblos vecinos no faltan, “para perejil Toreno, para fachenda Librán, y para niñas bonitas Las Traviesas y Villar”. Las disputas locales comentadas sirven para reafirman la identidad vecinal de los pequeños núcleos de población.


La masculinidad se utiliza para fortalecer el poder grupal con los mozos. “Bos mozos hai en Lago, mellores en Campañana, como os de Carucedo, non os hai en toda España”. Esta competitividad entre el mocerío rival se encauzó de manera verbal pero también de forma física (deportes, peleas, etc.

Otro valor patrimonial se considera la presencia de las mujeres. “Para troitas río Sil para manteca Laciana, e para rapazas fermosas Vilalibre ou Priaranza”. Su presencia permite la necesaria renovación de los habitantes de los pueblos. De ahí la competencia por atraer a las mujeres de otras localidades, “se che preguntan, Carmiña, quen son os que van cantando, di que son os de Requeixo, que na Veiga andan rondando”.

Rematamos con la relación de El Bierzo con sus vecinos. En León se decía que “si Coyanza castellana, y El Bierzo gallego son, y la montaña asturiana ¿Qué le dejas a León?”. Y el romancero indica que “Galicia es la huerta y Ponferrada la puerta”.

O Bierzo, novembro de 2017

www.obierzoceibe.blogspot.com