LA TOPONIMIA COMPARTIDA DE EL BIERZO.

LA TOPONIMIA COMPARTIDA,

por Javier Lago Mestre.

Colectivo cultural Fala Ceibe do Bierzo.

falaceibe@yahoo.es

En el noroeste peninsular existe una continuidad idiomática en gallego que supera las fronteras políticas actuales Veamos algunos ejemplos de semejanzas toponímicas entre Galicia y El Bierzo. Así aconteció con las villas medievales de Bembibre, Ponferrada o Villafranca.

El topónimo medieval de “Benevivere” tiene un sentido positivo (buen vivir) que nos recuerda a Benavente (buen viento) que evolucionó desde la negativa denominación anterior de Malgrat. El Bembibre berciano tiene sus homónimos en Bembibre (Val de Dubra) y Bembibre de Viana do Bolo. Por lo que toca a Villafranca, la villa de Burbia pasó a ser “Vico francorum” por razón de la inmigración foránea. La concesión del foro real de 1192 consolidó su denominación de Villafranca. Encontramos en Portugal Vila Franca (Macedo de Cavaleiros).

“Pontem ferratam” tiene su origen en dos palabras, ponte y ferrada. El puente medieval que estaba cerrado con puertas para el cobro del tributo de paso. Este topónimo no evolucionó en masculino como acontece en el leonés (Puente Fierros) por la influencia lingüística gallega como en Pontevedra, Ponteareas, etc.


La explotación comunal de los montes bercianos, mediante rozas y quemas, tiene su reflejo toponímico. Así encontramos los tradicionales Rozuelo en Bembibre y Bouzas en Ponferrada. También bouzas es común en Valdeorras (Santigoso y Prada) y aldea Bouza en Viana do Bolo y en Portugal (Bouças en Chaves). Otra forma de explotación comunal es la seara que localizamos en Veiga de Valcarce o Moldes, también en O Courel y O Cebreiro. En Lago La Baña encontramos La Senara y Serna en Murias de Paredes.

Otro topónimo berciano es morteira, referido a antiguas explotaciones comunales de pastos con abundancia de agua estancada (aqua murtaria), aunque ahora se identifica con bosques antiguos de cabecera de valles. Los topónimos son abundantes, Morteruela (Ferradillo), O Morteirín (Fombasallá), A Morteira de S. Vitul (Oencia), A Morteira (La Baña), As Morteiras (serra do Eixe de Valdeorras), etc.

 

En la región de El Bierzo tenemos el municipio de Barxas que, como comenta el filólogo Jesús García y García, “alguien se le ocurrió castellanizarlo, y no supo hacer otra cosa que pasar la /x/ a /j/, como en caixa=caja”. Sobre el origen del topónimo hay diferencias entre los investigadores. Así se relaciona con Bárcena, terreno inundado por un río, y recordamos nuestro antiguo Bárcena del Rio y Bárcena de la Abadía. También se relaciona con valle grande con amplia hondonada, caso de O Barco de Valdeorras. Otras evoluciones semejantes son Bargelas o Barxas, según el comentado filólogo berciano. En Galicia aparecen Barxamaior (As Nogais), As Barxas (Quiroga), etc.

Entre Ponferrada y Carracedelo existió la devesa del Fabeiro que fue objeto de disputa entre la capital berciana y el monasterio de Carracedo durante siglos. Por otra parte, la localidad de Fabero antiguamente se denominaba Fabeiro, “vila que chaman el Fabeyro sub la campana de San Nicolao” (1273). Son dos ejemplos de castellanización de nuestra toponimia que nos deberían hacer reflexionar sobre el bilingüismo histórico de nuestra región de El Bierzo.

 

O Bierzo. outubro de 2017.

www.obierzoceibe.blogspot.com