Entrevista | Javier Pérez Royo (www.eldiario.es)

Rajoy es el obstáculo más importante para encontrar salida al problema en Catalunya.

El catedrático de Constitucional asegura que es imprescindible impulsar un referéndum pactado: “Sin eso ya no podemos avanzar”.

“No es compatible tener un Estado democrático con una ocupación de Catalunya.

Gonzalo Cortizo

“Esto es un lío. Es muy difícil, muy difícil”. La voz al otro lado del teléfono es la del catedrático de Derecho Constitucional, Javier Pérez Royo. El profesor sevillano señala la sentencia contra el Estatut como el inicio de una situación que ahora parece imposible de reconstruir: “La Constitución y el Estatut son normas estériles”, asegura.

En el mes de septiembre, Pérez Royo se ha incorporado al equipo de columnistas de eldiario.es. En sus artículos, desgrana la misma hoja de ruta que sucede durante la conversación: hay que reformar la Constitución, hay que permitir un referéndum pactado y Rajoy debe marcharse.

¿Para qué está sirviendo la Constitución en todo lo que está pasando en Catalunya?

Mi opinión es que nos hemos quedado sin Constitución territorial en Catalunya desde la sentencia 31/2010. Hay un Estatuto de Autonomía pero los ciudadanos de Catalunya no aceptan ese Estatuto como forma de integración en el Estado. En consecuencia tenemos una Constitución y un Estatut sin adhesión ciudadana, lo que las convierte en normas estériles. Ese es el gran problema. En Catalunya no hay bloque de constitucionalidad.

Y a todo eso debemos sumar que ha entrado en juego el Derecho penal. ¿A dónde nos conduce que se haya convertido en asunto de materia penal lo que está pasando en Catalunya?

A dificultar cualquier salida. La salida ya en sí es muy difícil porque no tenemos Constitución y en este momento reformarla es muy difícil. La Constitución no resuelve ningún problema pero sin ella no se resuelve ninguno. Cuando no hay Constitución no hay manera de dar respuesta a ningún problema. Eso es lo que está pasando en Catalunya, un puro disparate.

Es un puro disparate la actuación de los órganos de gobierno de Catalunya y es un puro disparate la reacción del Estado. Se ha perdido toda la lógica. Una dictadura puede vivir sin Constitución, una democracia no.

¿Cree que parte del problema de ahora tiene que ver con cómo se hizo la Constitución en el 78?

Respecto a este punto no. La Constitución se hizo y ha estado funcionando hasta la sentencia que tumba el Estatut. El pacto entre los dos parlamentos ha funcionado y si no llega a haber esa sentencia 31/2010 no hubiera pasado nada de esto. Los cuatro años que estuvo en vigencia el Estatuto de Autonomía fueron años absolutamente plácidos. La relación entre Catalunya y el Estado fue menos conflictiva de lo que había sido con anterioridad. El tema estaba resuelto para 25-30 años y eso es lo que se rompe. Y desde que eso se rompe ya estamos en una situación que no es manejable constitucionalmente con el texto del 78.

Da la sensación de que cuando se redactó la Constitución del 78 nadie pensó en la posibilidad de que una parte de España plantease su deseo de salirse.

A los redactores de la Constitución no se les pasó por la cabeza que se pudiera plantear un referéndum como el que se está planteando en Catalunya. Para que esa eventualidad no llegara a producirse es para lo que se diseñó el procedimiento de integración de las llamadas nacionalidades con la fórmula de la doble garantía. Ese modelo planteaba que la nacionalidad no puede imponerle al Estado un Estatuto de Autonomía con el que el Estado no esté de acuerdo, y en el sentido contrario el Estado no podía imponerle a la nacionalidad un Estatuto que no esté aprobado en referéndum.

Esa era la fórmula y eso es lo que salta por los aires con la sentencia del T. C. sobre el Estatut, que lo que hace es desautorizar el pacto entre el Parlament y las Cortes Generales y desconocer el resultado del referéndum. A partir de ese momento el referéndum, que estaba en el punto de llegada, se ha convertido en el punto de partida.

Si la Constitución no es herramienta y es imposible cambiarla, ¿qué hacemos?

Pues habrá que reformarla. Aunque ahora mismo no lo haya, habrá que generar un consenso. La democracia española no puede no resolver esto. Esto no es una cuestión técnica, esto es política. Tienen que empezar a sentarse y a buscar una salida. Y lo primero que hay que hacer ahora, desde mi punto de vista, es un referéndum pactado en Catalunya. Sin eso ya no podemos avanzar.

El primer paso, un referéndum pactado.

Es que ahora mismo sin eso no se avanza en ninguna dirección. Es una barbaridad porque un referéndum tiene costes: divide, simplifica mucho. Pero hemos llegado a un punto en el que sin ese referéndum no hay posibilidad de salida del atolladero en el que nos encontramos.

¿Está haciendo trampas el Gobierno al impulsar atribuciones del 155, sin invocar el 155 ni permitir el debate en el Senado al que obliga la aplicación de ese artículo?

Por la puerta de atrás lo está haciendo. La autonomía de Catalunya está suspendida y se van adoptando medidas que implican la suspensión; poner a los Mossos bajo el mando directo del ministerio del Interior y el resto de decisiones que se están adoptando en materia económica. Lo que no quiere el Gobierno es aplicar el 155 porque tiene que definir el derecho que va a aplicar y someterlo a un debate en el Senado y aprobarlo por mayoría absoluta. Una vez que haga eso, el decreto que se haya ratificado es todo lo que puede hacer el Gobierno y nada más que eso. Eso es lo que no quieren. Quieren hacer las cosas sin control y sin que exista un Derecho vigente para esta situación.

Como hemos comentado, la Justicia ha iniciado un camino que puede arrastrar de la política catalana a muchos de sus actuales protagonistas. ¿Cree que en la solución de este asunto se debe contemplar la amnistía de las acciones penales ya iniciadas?

Yo espero que no lleguemos a eso.

Las querellas están presentadas.

Pues si llegamos a eso es que nos hemos quedado sin democracia. Ahora mismo pensar en enjuiciamientos por sedición de autoridades es convertir al Estado español en una dictadura y romper absolutamente todo lo que hemos construido en estos años. Nos plantearía incluso problemas para mantenernos dentro de la Unión Europea.

¿Me está diciendo que el encaje de España en Europa también está en juego?

Claro. Si se llega a una situación de poner penas privativas de libertad masivamente, ese es el escenario. Están todos: los 715 alcaldes, los diputados provinciales, los consejeros, ya veríamos qué autoridades de las consejerías… Eso obligaría a enviar un virrey a Catalunya para gobernarla desde Madrid. Con una Catalunya en esos términos en el resto de España cómo va a haber democracia. Eso sería un Estado fallido.

¿Cómo cree que nos está mirando la comunidad internacional?

Yo creo que el Gobierno está perdiendo la batalla de la comunicación. Esa explicación de Rajoy de que como la Constitución no permite que esto exista es que el problema no existe… No dan ninguna explicación. Y si sumamos a todo eso las imágenes de la Guardia Civil saliendo hacia Catalunya con las banderas, creo que eso va a ser terrible. No se puede dar una imagen peor. Parecen fuerzas de ocupación. No es compatible tener un Estado democrático con una ocupación de Catalunya.

Usted dice que el Gobierno no se explica, pero cerca del Gobierno está el fiscal Maza que sí se explica con claridad.

Es un incendiario. Él no tiene dudas y echa gasolina. Lo que está haciendo es terrible, aparte de hablar de unos delitos como el de sedición que no son tal. Si siguen por ahí, la recomposición va a ser mucho más difícil.

¿Si usted pudiera dar un consejo a Rajoy, cuál sería?

Yo creo que la única decisión que podría tomar Mariano Rajoy es irse y decir ‘yo ya no puedo, yo ya soy un obstáculo, hay que empezar otro tiempo en el que yo no puedo estar’. Rajoy ahora mismo es el obstáculo más importante para encontrar cualquier salida al problema en Catalunya. Si Rajoy se fuera, cambiarían mucho las cosas. No digo que lo resolviera todo pero es una condición imprescindible. Rajoy ya está comprometido en una dirección y ha perdido la autoridad. Si quisiera hacer algo diferente a lo que está haciendo, no le dejarían. Ha perdido autonomía en el Partido Popular. Rajoy es un obstáculo absoluto y lo único que puede hacer es irse y mientras esté iremos a peor.