‘El presi y el preso’ (www.eldiario.es)

Ahí sigue Mariano en el poder, a pesar del sinfín de casos de corrupción. Aquí viene Paco, libre como un pájaro, para sumarse a los que huyen de la jaula y no devuelven ni una miaja de alpiste.

Jesús Cintora, 14/06/2017

Mariano Rajoy se salvó de la moción de censura. Casi al mismo tiempo que Francisco Granados terminaba de hacer el macuto para salir de la trena. Sin haber devuelto el dinero. Sin haber tirado de la manta, claro. Paco da otro ejemplo de supervivencia. Como Luis (sé fuerte). Como tantos otros. Las escenas simultáneas de Rajoy y Granados son un símbolo más de una época. Ahí sigue Mariano en el poder, salvando obstáculos, a pesar del sinfín de casos de corrupción. Aquí viene Paco, libre como un pájaro, para sumarse a todos los que huyen de la jaula y no devuelven ni una miaja de alpiste.

Aún puede Granados quedar hoy con Bárcenas, Rato, Blesa y demás colegas de chanchullos para comentar lo bueno que es el presi. Cómo sortea mociones con esa “ironía de genio” que le aplauden los palmeros. Cómo afirma, con tono solemne, que la corrupción es “muy mala” y que ha hecho leyes para que todos seamos más buenos. Lo demás son “chismes” y “habladurías”. Algún otro coleguita seguirá moviendo hilos para remover a un juez, a un mando policial, se reunirá con algún ministro o preguntará qué hay de lo suyo. Todas son cosas que ocurren en este tiempo de “radicales” y “adanes” que vivimos.

“Porque todo su proyecto político se resume en una máxima: cuanto peor, mejor para todos, y cuanto peor para todos, mejor. Mejor para mí el suyo beneficio político”. Podría pensarse que la situación es tan descacharrante como esto. Una de esas afirmaciones sin sentido de Rajoy, “ese gran parlamentario”, que diría algún que otro vocero. El saqueo se niega y se aplaude. La falta de vigilancia y la connivencia se perdonan. Los garantes del orden han desordenado el principio de decencia, como quien desordena frases, se lleva hasta las comas y espera que le creamos cuando asegura que él pone el punto y final.

Cuando Rafael Hernando nos dice quién es sectario y quién no, mientras defiende con ese savoir faire que sus compañeros son “honrados y honestos”, Granados, el preso, pone rumbo a una nueva vida. Rajoy, el presi, es felicitado con fruición, porque la vida sigue igual. Esta semana hablamos de una amnistía fiscal inconstitucional para corruptos, pero en días venideros hablaremos de algún “caso aislado” más. La justicia seguirá siendo lenta según quién seas, los peces gordos esperarán juicio, los del PSOE le echarán la culpa a los de Podemos, los de Podemos a los del PSOE y Mariano seguirá en esa línea de “o yo o el caos” de “radicales con comportamientos poco saludables”.

Granados flipa viendo cómo se lo monta Mariano. Cómo sigue escapándose de todas andando rápido. Cómo lo eligen “los españoles mucho españoles” igual que “es el vecino el que elige al alcalde y es el alcalde el que quiere que sean los vecinos el alcalde”. Cómo sigue “el lío” entre socialistas y podemitas, mientras la gaviota sigue volando alto. Que Rajoy le explique a Paco el teorema de “los vasos y los platos”. Ese dadaísta que explicaba en la moción al diferenciar entre los que “piensan antes de hablar o hablan tras pensar”. Que el presi le explique al preso que siguen en el poder a pesar de todo lo que han robado.