‘El Bierzo, en su particular encrucijada.’

LA DESPOBLACIÓNQue nuestra comarca se halla en una situación complicada es evidente. Que todo unEVOLUCIÓN DEMOGRÁFICA (León) conjunto de circunstancias la abocan al pesimismo, también. Que los poderes públicos y los agentes sociales deberían reaccionar es una necesidad perentoria.

Y es que, prácticamente, ninguno de los parámetros de desarrollo económico nos es favorable. Todos – o los más determinantes – nos conducen a un futuro sin perspectiva alguna, ni económica ni política ni de progreso.

"UN PAÍS DE VIEJOS"El análisis va a partir de los datos provisionales (aportados por el Instituto Nacional de Estadística, a 1 de enero de 2.016), que inciden en la trayectoria o deriva adoptada desde hace dos décadas. YSALAMANCA (provincia) la importancia de ello se basa en una evolución disímil respecto a la inercia nacional establecida.

Es sabido que, desde los años 90 del último siglo, la riqueza, la población y las oportunidades laborales se han desplazado “grosso modo” al Levante o zona mediterránea (en líneas generales, confirmando el declive de ciertas áreas del industrializado norte dependientes de P. BLANCOsectores tradicionales).

Pues bien, la estadística comparativa 2016 vs. 2015 señala que, durante este período, el censo poblacional español se ha estabilizado: simplemente se ha perdido, en cómputo global, un contingente"FORO ASTURIAS" de 11.142 habitantes.

Sin embargo, el comportamiento es diferencial, según su distribución por regiones o Comunidades Autónomas: la excepción a la regla la encontramos en 7 territorios (los archipiélagos de Baleares y Canarias y las LA DENSIDAD DE POBLACIÓNComunidades uniprovinciales Foral de Navarra, Región de Murcia y Madrid, además de las pobladas Cataluña y Andalucía).

En cambio, la reducción más notoria se produce en Asturias (-0,88%) o, por ejemplo, Castilla y León (-0,54%). Asimismo nuestra vecina Galicia no es capaz de recuperarse (-0,51%).UNA TABLA (oct. 2015)

Un aspecto a reseñar es que, actualmente, el número de emigrantes es superior al de inmigrantes (lo que contrasta con la cifra de la anterior década): -8.389 residentes, en términos absolutos. Si a esto añadimos otras variables, tales LAS "AGLOMERACIONES" (en rojo)como las tasas de actividad, envejecimiento y edad media de la población, el panorama es devastador en nuestro entorno geográfico circundante e interrelacional. Así, el dinamismo laboral es bastante deficiente: Asturias (50,5%), Galicia (53,5%) o Castilla y León (54,9%). El índice de natalidad y fecundidad, que influye grandemente en cuanto al crecimiento vegetativo natural, representa cotas muy alejadas del “reemplazo generacional”:LAS DIFERENCIAS (Desempleo) Asturias (6,19 por mil), Castilla y León (7,05 por mil) y Galicia (7,2 por mil).

UN MAPA "EXPLICATIVO"CONCLUSIÓN:

Si algo identifica y define nuestro espacio regional (en relación a la Unión Europea) es que singulares factores se muestran en su máxima expresión: envejecimiento, escasa tasa de actividad, baja natalidad, expectativas de porvenir inexistentes en varios ámbitos, declive – incluso en influencia política – y expulsión de un porcentaje del material humano (jóvenes) del mercado de trabajo y su subsiguiente emigración. En losLAS TASAS DE PARO (dic. 2015) pagos bercianos, estos males se agudizarán próximamente como consecuencia de una reconversión minera” frustrada.

INCREMENTOSEL ANTIGUO REINO DE LEÓN:

Las tres provincias occidentales de nuestra Autonomía, en tendencia permanente de abandono del solar interior hispano, continúan incrementando temporalmente sus registros desastrosos. León (que eligió, por tanto, un Diputado menos en los comicios recién celebrados) alcanzó un dato desalentador y “récord”: 475.053 habitantes, -2.173 en un solo ejercicio. Son incluso peores los resultados obtenidos por Zamora y Salamanca (181.278 y 338.695, respectivamente). Ambas disminuyen, en mayor grado yLA PIRÁMIDE DE POBLACIÓN porcentaje, que el total estatal AUMENTOS y MENGUAS(-2.896 y -3.306 censados, conforme al orden de enumeración).

SOLUCIONES:

No las hay mágicas ni tampoco imaginativas. Convendría contemplar un Plan de Solidaridad, a nivel europeo, y un mejor reparto y más eficiente del Fondo de Compensación Interterritorial (F. C. I.).

                                                                         Marcelino B. Taboada

(I)EL ENVEJECIMIENTO EN LA U. E.(II)(III)