EL JUEGO DE “LA LLAVE”

LOS "PELLOS"Este juego tradicional es centenario y parece tener su origen en las poblacionesEL JUEGO COMPLETO ferroviarias de nuestro país, más en concreto en el noroeste ibérico. Su inicio se correspondió con la utilización lúdica de la pieza o mecanismo denominado “llave de vías”.

Asimismo, con el transcurso del tiempo, tuvo una considerable implantación entre los mineros del carbón. Se trataba entonces de aprovechar las líneas de vías obsoletas o deterioradas en las galerías, a los efectos de completar los intervalos de descanso o pausa en la dura tarea UN LANZAMIENTOlaboral. Las galerías, por su confinamiento y hermetismo, se mostraban como adecuadas al objeto de realizar disputas y desafíos ocasionales.

Su catalogación ha de ser en el seno de los juegos o prácticas “de precisión”, por suASOCIACIÓN "BIERZO NATURA" concepción. No ha demasiados años se reconocía en cuanto a deporte tradicional popularizado, aunque con una serie notable de variantes o modalidades. En este sentido, por ejemplo, es preciso mencionar (en lo que respecta a la vecina región gallega) y entre otras diversas, las siguientes: chave en aspa, común a la provincia de LLAVE "INCLINADA"Ourense; llave de lengua, típica de A Coruña; llave de horquilla, diferencial en el área de Ferrolterra,…

Lo fundamental en este juego ancestral es el material o instrumento empleado y clave: los pellos. Estos se identifican con unos discos de hierro o plomo, por tanto pesados. SusLA LLAVE características y condiciones son distintas (dentro de unas dimensiones fundamentales): su diámetro se mueve entre los 6 y 8 cm.; su grosor, en el entorno 18-20 mm. y su peso oscila en un margen de 400-750 grs.

LLAVE DE "DOS ASPAS"Su único obstáculo, superable, es el espacio. Se necesita un campo regular y plano, con unas dimensiones aconsejables de 15 m. de longitud por dos de amplitud o anchura.

El Club Petanca “El Temple” dispone de una llave en sus instalaciones y, periódicamente, organiza una competición o torneo entre sus socios.

                                                            Marcelino B. Taboada

(1)(2)(3)(4)